atacaron locales, micros y quemaron los autos de los jugadores



Santos descendió este miércoles por primera vez en la liga brasileña, tras perder en casa el último partido por 1-2 ante Fortaleza, en una derrota que provocó desmanes de sus hinchas y el incendio de vehículos en los alrededores del estadio. En su primer año sin el eterno ídolo Pelé, fallecido el 29 de diciembre de 2022, Santos salió del selecto grupo que nunca había descendido en la liga brasileña, un privilegio que ahora solo lo tienen Flamengo, São Paulo y Cuiabá, que se estrenó en 2021.

La definición fue dramática, con un subibaja que fue cambiando a medidas que los partidos avanzaban. Santos y Vasco, arrancaron por arriba de la línea roja. Pero eso se modificó cuando Bahía convirtió el primero de la goleada en Fortaleza frente al Mineiro.

A partir de allí, fue puro dramatismo. Todo se definiría entre el histórico equipo de Pelé, que nunca había descendido, y el Vasco da Gama de Ramón Díaz.

Los dirigidos por el segundo riojano más famoso de la Argentina superarían a Bragantino y la caída del San-Sao lo condenaría al descenso.

Las lágrimas de los hinchas que coparon el Estadio Urbano Caldeira rápido se transformaron en ira y luego en violencia.

En los alrededores de la cancha, la torcida del histórico club de San Pablo arrasó con todo lo que se les cruzó por delante. Quemaron coches, rompieron vidrios y hasta prendieron fuego al menos dos colectivos.

Video

Santos descendió por primera vez en la liga brasileña tras perder como local por 1-2 ante Fortaleza. Los fanáticos causaron destrozos alrededor del estadio.

Como ocurrió en Mar del Plata con Aldosivi, cuando los hinchas identificaron los autos de los jugadores también los incendiaron. Fue la suerte que corrió el vehículo del colombiano John Stiven Mendoza.

El subibaja de una definición de locos

En una electrizante última jornada, que sacó chispas y en la que durante los noventa minutos de los partidos el descenso se lo alternaron Santos, Bahía y Vasco da Gama, el equipo del puerto paulista terminó llevándose lo peor.

El Vasco de Ramón Ángel Díaz venció en Río de Janeiro, por 2-1, al sorprendente Bragantino, del entrenador portugués Pedro Caixinha, que llegó a estar en la disputa del título, pero decayó en el epílogo del torneo y terminó sexto.


Mientras que Bahía, que había llegado con el descenso colgado en su cuello, goleó en Salvador, por 4-1, a Atlético Mineiro, aspirante al título, y salvó su permanencia en primera división.


Marinho, exjugador de Santos, abrió el marcador para Fortaleza, Messias empató parcialmente para los dueños de casa.


En el tiempo de reposición, cuando el portero João Ricardo se había ido para el ataque en el desespero, el argentino Juan Martín Lucero anotó casi desde mitad de cancha el gol de la victoria para Fortaleza.


Con la decepción de su primer descenso en la historia, la hinchada de Santos invadió la cancha, pero la fuerza policial contuvo la horda.


No obstante, los desmanes se trasladaron para los alrededores del estadio Vila Belmiro y los enfurecidos hinchas vandalizaron algunos locales comerciales e incendiaron por lo menos dos autobuses y varios automóviles particulares, según un reporte parcial de la Policía.


Santos disputará el próximo año la segunda división junto a Goiás, Coritiba y América, que ceden sus lugares a los ascendidos Vitória, Juventude, Criciúma y Atlético Goianiense.

En el último partido del Santos fueron titulares los venezolanos Tomás Rincón y Yeferson Soteldo y el argentino Julio Furch, mientras que el uruguayo Maxi Silveira ingresó en el segundo tiempo y no entraron el colombiano Stiven Mendoza y el boliviano Miguelito Terceros.

Con información de agencias


|K:DEP:DEPORTES,FUTBOL POL:POLITICA,CONFLICTO|


|Q:DEP:es-ES:15054000:Deporte:Fútbol DCG:es-ES:16008000:Disturbios y conflictos:Manifestaciones violentas|





Source link

Scroll al inicio