cómo hicieron para ganarle a Detroit tras ir 17 puntos abajo



Hubo una jugada click, una pelota que cambió el rumbo del partido y, eventualmente, del rival de los Kansas City Chiefs en el Super Bowl 2024 de la NFL. San Francisco 49ers tuvieron este domingo una espectacular e inolvidable remontada para vencer a Detroit Lions (34-31), después de ir 17 puntos abajo al medio tiempo en la final de la Conferencia Nacional (NFC) de la NFL de Estados Unidos.

Con este triunfo los 49ers, que habían perdido de manera consecutiva los duelos por el título de la NFC de los dos años recientes, jugarán en el Super Bowl LVIII ante los Chiefs el próximo 11 de febrero en el Allegiant Stadium de Las Vegas Nevada.

Los 49ers, favoritos en esta final de la Conferencia Nacional, caían 7-24 al descanso pero sus estrellas Brock Purdy, Christian McCaffrey y Brandon Aiyuk impulsaron un parcial de 27-0 ante el colapso de unos Lions que siguen sin clasificar a un Super Bowl.

Los gambusinos se recuperaron de una primera mitad de pesadilla con una segunda de ensueño en la que anotaron 27 puntos liderados por «Mr. Irrelevant» Purdy, quien sumó 267 yardas y un envío de anotación. También brilló Christian McCaffrey con 90 yardas por acarreo y dos anotaciones por tierra.

Como la semana pasada ante los Packers, los 68.000 aficionados del Levi’s Stadium tuvieron el corazón encogido durante gran partido del partido ante los Lions, los invitados inesperados a estas finales de conferencia.

Detroit, que solo había llegado una vez a esta instancia (1991), ofreció en la primera mitad una clase magistral de juego terrestre ante la reputada defensa de San Francisco, el primer sembrado de la conferencia.

El experimentado ‘quarterback’ Jared Goff (273 yardas y un touchdown de pase) impulsó dos touchdowns de Jameson Williams y David Montgomery que colocaban a Detroit 0-14 al final del primer cuarto.

McCaffrey apareció por primera vez para recortar distancia pero Detroit siguió avasallando en la carrera y se anotó otro touchdown de Jahmyr Gibbs y un gol de campo de Michael Badgley para colocar un asombroso 7-24.

El fantasma de una tercera eliminación consecutiva en final de conferencia recorrió durante el descanso el estadio de Santa Clara (afueras de Santa Clara), donde el rapero Eminem, ferviente aficionado de Detroit, disfrutaba en la grada.

Pero la fortuna y las malas decisiones del banco de Detroit, que renunciaron a dos intentos de gol de campo para buscar touchdowns, provocaron un vuelco completo en el partido.

Esa acción clave que se detalló al principio fue un arriesgado pase de 51 yardas del joven Brock Purdy que Brandon Aiyuk atrapó en el aire después de que se le escapara de las manos al esquinero Kindle Vildor.

La jugada facilitó que Purdy conectara otra vez con Aiyuk para un touchdown de seis yardas. La presión se abalanzó sobre los Lions que rápidamente perdieron la pelota a solo 24 yardas de su zona de anotación, lo que dejó en bandeja otro touchdown de McCafffrey.

Detroit ya no pudo sobreponerse al empuje de San Francisco y a su propia maldición en los playoffs y pronto se vio por debajo en el marcador con un gol de campo de 33 yardas de Jake Moody y un touchdown de Elijah Mitchell.

Jameson Williams dio emoción al final con una anotación a solo 56 segundos para el final pero los Lions acabaron sufriendo una desgarradora derrota que los mantiene en la lista de los únicos cuatro equipos que no han llegado a un Super Bowl.

Scroll al inicio