Con críticas de los republicanos, el Congreso de Estados Unidos aprobó una prórroga del presupuesto y evitó un cierre de Gobierno


El Congreso de Estados Unidos aprobó este jueves una nueva prórroga presupuestaria para evitar un cierre administrativo o «shutdown'» antes de que se agoten los fondos actualmente disponibles hasta la medianoche del viernes.

La Cámara de Representantes aprobó con 314 votos a favor y 108 en contra la propuesta presupuestaria, superando los dos tercios que requería la medida. Lo hizo poco después de que el Senado también le diera su visto bueno con 77 votos a favor y 18 en contra.

En la Cámara de Representantes, la prórroga enfrentó la oposición de la mitad de los republicanos (106 votos en contra por 107 a favor), que criticaron que su liderazgo en ese hemiciclo siga dando aire al gobierno de Joe Biden con estas prórrogas.

«No importa quién esté sentado en la silla del presidente de la Cámara de Representantes o quién ostente la mayoría, seguimos haciendo las mismas estupideces«, protestó el conservador Chip Roy.

Su colega Eli Crane también apuntó contra el presidente de la Cámara, Mike Johnson, por haber pactado la prórroga con los demócratas: «Nuestro presidente, Johnson, dijo ser el presidente más conservador que jamás hayamos tenido. Sin embargo, aquí estamos presentando este proyecto de ley esta tarde sin políticas conservadoras«.

La decisión del Congreso evita un cierre administrativo del gobierno de Joe Biden. Foto EFE


El Congreso había aprobado en noviembre del año pasado la última prórroga presupuestaria que también evitaba un inminente cierre administrativo con dos fechas de vencimiento, el 19 de enero y 2 de febrero, que en ese entonces se veían muy lejos.

Johnson anunció a principios de este mes que existía un acuerdo entre demócratas, republicanos y la Casa Blanca para aprobar el presupuesto del año fiscal 2024 (que empezó el 1 de octubre de 2023) y evitar nuevas prórrogas, pero no dio tiempo a tramitarlo.

La nueva extensión presupuestaria también tiene dos fechas de vencimiento que van hasta el 1 y el 8 de marzo.

«Necesitamos un poco más de tiempo en el calendario para permitir que ese proceso se desarrolle», afirmó Johnson, que en noviembre se había comprometido a no promover ni aprobar nuevas prórrogas.

Una decisión que dividió al Partido Republicano

Además del trámite legislativo a recorrer, el acuerdo pactado y anunciado por Johnson enfrenta oposición interna de un sector del Partido Republicano, que como evidenció en la votación de este jueves está dividido.


El equilibrio dentro de los republicanos es muy débil y un sector minoritario ya hizo caer en octubre del año pasado a su anterior líder, Kevin McCarthy, a raíz de un acuerdo presupuestario con los demócratas.

Chip Roy (izquierda), uno de los republicanos más duros en Estados Unidos. Foto Brandon Bell/Getty Images/AFPChip Roy (izquierda), uno de los republicanos más duros en Estados Unidos. Foto Brandon Bell/Getty Images/AFP


La aprobación de la prórroga tampoco dejó satisfechos a la mayoría de demócratas, pese a que el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer, se felicitó por haber logrado que legisladores de los dos partidos trabajasen «hasta altas horas de la noche» del miércoles para evitar el cierre administrativo.

«Tenemos buenas noticias para Estados Unidos: el viernes no habrá ‘shutdown’. Como los dos partidos hemos trabajado juntos, el Gobierno permanecerá abierto. Los servicios no se verán interrumpidos, evitaremos un desastre innecesario«, aseguró.


Su número dos, Dick Durbin, sin embargo, mostró su descontento: «Es decepcionante que lo mejor que podamos hacer sea ‘mantener las luces encendidas’ cuando financiamos al Gobierno. Deberíamos abordar cuestiones que son importantes para el pueblo estadounidense, no tirar la pelota al aire una vez más».

Cada vez que un cierre administrativo está a menos de una semana de producirse, la Casa Blanca activa un protocolo para preparar a todos sus departamentos. El cierre implica enviar a casa sin trabajo ni sueldo a cientos de miles de empleados públicos y la paralización de multitud de servicios.



Source link

Scroll al inicio