Con la presencia de Alberto Fernández y Nicolás Maduro, comenzó en Cuba la Cumbre del G77 + China para «un nuevo orden internacional»


Con la presencia del presidente Alberto Fernández y su par venezolano, Nicolás Maduro, comenzó este viernes en Cuba la cumbre del Grupo de los 77 + China que, con la participación de alrededor de un centenar de delegaciones de Asia, África y América Latina, buscará darle forma a un «nuevo orden internacional».

Bajo la consigan «Retos actuales del desarrollo: papel de la ciencia, la tecnología y la innovación», la cumbre abrió las puertas al grupo consultivo más grande y diverso del ámbito multilateral, con 134 estados miembros que representan dos tercios de los miembros de la ONU y el 80% de la población mundial

El encuentro, bajo la presidencia pro témpore de Cuba, reseña el portal de noticias CubaDebate, «está llamado a contribuir a los esfuerzos encaminados a avanzar hacia un enfoque unificado de los países del Sur, en relación con los grandes desafíos que enfrentan las Naciones a nivel internacional»

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, llamó este viernes a la «democratización» de las relaciones internacionales, entre ellas las Naciones Unidas, para atender al Sur global.

Durante el discurso inaugural, el mandatario recordó la importancia del grupo en un contexto de «crisis multidimensional» en el mundo.

«Cambiar las reglas de juego»

Díaz-Canel subrayó la necesidad de «cambiar las reglas del juego» en favor de los países en vías de desarrollo que, a su juicio, son las «víctimas principales» del comercio, las finanzas internacionales y el «intercambio desigual», además de la «brecha científica» y de la crisis climática.

Asimismo, el presidente aseguró que el actual «orden internacional» es «injusto e insostenible» y que, sin atender «esos temas», no será posible «alcanzar el desarrollo sostenible» al que los países del G77+China tienen «derecho».

Nicolas Maduro posa junto al presidente de Cuba, Miguel Diaz Canel. Foto: AFP

Como ejemplo, el líder cubano habló de las «carencias» con las que las delegaciones presentes se pueden encontrar en la isla debido a «seis décadas» de «bloqueo», en referencia a las sanciones de EE.UU. contra Cuba.

Para Díaz-Canel, estas sanciones son parte de un «cerco reforzado» que deriva de un «injusto orden internacional» del que Cuba no es el «único» perjudicado.

«Carecemos de muchas cosas, pero nos sobran sentimientos de amistad, solidaridad y hermandad», agregó el presidente del país anfitrión.

Habrá cumbre hasta el sábado

El G77+China es el mayor foro de concertación y diálogo en el marco de la ONU, sin Rusia.

La cumbre, cuyo objetivo es estrechar la brecha tecnológica entre el Norte y el Sur, concluirá el sábado con una nueva sesión de debate y la presentación de la declaración final.

Miguel Diaz-Canel (izq.) recibe a Antonio Guterres. Foto: EFEMiguel Diaz-Canel (izq.) recibe a Antonio Guterres. Foto: EFE

El evento, en el que participan una treintena de jefes de Estado y más de un centenar de delegaciones, supone según muchos expertos un éxito diplomático de La Habana, aunque también un enorme reto logístico y económico para la isla, en medio de una profunda crisis multidimensional.

Entre otros participantes que se destacan figuran el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y los presidentes brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el colombiano Gustavo Petro.



Source link

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio