Cuál es la mejor forma de limpiar la mochila escolar durante las vacaciones de invierno



Las vacaciones de invierno es el momento ideal para realizar tareas de limpieza que suelen ser difíciles de hacer en la rutina diaria.

Las mochilas escolares tienden a ensuciarse rápidamente debido a su exposición a diversos entornos. Es normal que acumulen manchas, bacterias y gérmenes.

Cómo limpiar la mochila escolar durante las vacaciones de invierno

La mayoría de las mochilas pueden lavarse en un lavarropas con detergente, acaso el método más sencillo y efectivo. Sin embargo, algunas mochilas, debido a los materiales con los que están fabricadas, deben lavarse a mano.

Si vas a lavar la mochila en el lavarropas, primero revisá la etiqueta para asegurarte de que la mochila pueda lavarse allí. Vaciala completamente y retirá todos los objetos pequeños. Si tiene muchas cintas o correas, colocala en una bolsa de red para evitar enredos.

Si la mochila se tiene que lavar a mano, debés llenar un recipiente grande con agua tibia y un poco de detergente suave. Sumergir la mochila y frotarla con un cepillo. Cuando esté bien limpia, enjuagala a fondo para eliminar cualquier residuo de detergente y dejala secar al aire libre.

Instrucciones para limpiar la mochial, paso a paso

  1. Vaciar la mochila: empezá retirando todos los objetos del interior.
  2. Prepará la solución: mezclá agua fría con unas gotas de jabón blanco o detergente en un recipiente.
  3. Limpiar el exterior: humedecé una esponja en la mezcla y escurrila. Usá la esponja para limpiar el exterior de la mochila, frotando suavemente con un cepillo en las áreas más sucias o manchadas.
  4. Limpiar el interior: usá la esponja para limpiar el interior de la mochila. Si puede soportar el agua, enjuagala con agua. Si no es resistente al agua, utilizá un paño húmedo para retirar los restos de jabón.
  5. Secá la mochila: colocá la mochila entre dos toallas limpias y presioná para eliminar el exceso de agua. Luego, tendela en un lugar aireado y a la sombra para evitar que el sol la decolore. Evitá torcer la mochila para prevenir deformaciones.
  6. Guardá la mochila en un lugar fresco y seco hasta que la necesites de nuevo.
Scroll al inicio