cuáles son las altas y bajas del plantel que se encontrará Diego Martínez, el DT elegido por Riquelme


Tras convertirse en el nuevo presidente de Boca, con el 65,3 por ciento de los votos a su favor, la nueva era Juan Román Riquelme pone primera. Tras dejar atrás los conflictos legales y atrasos en la fecha de los comicios, el ídolo ya piensa a futuro. Es así que el foco ya está puesto en el armado del plantel de cara a un 2024 en el Xeneize, que promete tener un gran recambio comenzando con la llegada de un nuevo entrenador, Diego Martínez.

Fuera de la Libertadores por su magra campaña en 2023, el objetivo principal del Xeneize para el próximo año no estará apuntado exclusivamente al ámbito internacional, donde tratará de conquistar la Sudamericana. El proyecto de Riquelme y compañía es apuntalar al ex DT de Tigre y Huracán para volver a tener un equipo protagonista y dominante en el torneo argentino.

Para ello, Martínez tendrá un arduo trabajo: delinear una plantilla a su gusto para lograr plasmar su idea de juego con la presión que impone el llamado «Mundo Boca». En el medio, hay figuras de jerarquía que llegan y varias caras conocidas que buscarían un nuevo destino en este mercado de pases.

Algunos movimientos ya están confirmados. Otros dependen de negociaciones que se acelerarán a partir de esta semana cuando se confirmó el inicio de un nuevo ciclo del oficialismo en Brandsen 805. El arranque de las prácticas en Boca es el martes 26, cuando los jugadores terminen sus vacaciones y se encuentren con su nuevo DT, que trabaja desde hace varias semanas a pesar de que todavía no firmó con el Xeneize porque no terminó de sellar su salida de Huracán.

Las salidas confirmadas en Boca

Más allá de que la mayoría de los integrantes del plantel se encuentran de vacaciones, ya hay tres nombres que no volverán a entrenarse en Boca Predio.

Se trata de Facundo Roncaglia, Diego Pulpo González y el juvenil Rodrigo Montes. En los dos primeros casos, los experimentados jugadores quedarán con el pase en su poder luego que la comisión directiva no haya presentado, por ahora, la intención de renovarles el contrato que los unía al club hasta el 31 de diciembre.

Facundo Roncaglia no seguirá en Boca y deberá definir su futuro para el próximo año. Le sigue el Pulpo González. Foto: EFE/ Luciano González.

Por su parte, Monte, un mediocampista de 23 años que debutó con Sebastián Battaglia en 2021 y jugó 10 partidos en la Liga de ese año (metió un gol), no pudo mantener su nivel, pasó por Central Córdoba y ahora será cedido a préstamo a un club de la Primera Nacional: continuará su carrera en el norte del país vistiendo la camiseta de Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Las posibles ventas en el Xeneize

En Boca lo tienen claro: para que lleguen jugadores, otros se tendrán que ir; y la ausencia en la Libertadores, algo que frenó salidas en los últimos mercados, motorizará que varios futbolistas busquen nuevos destinos. Eso sí, hay nombres que el Xeneize tratará de retener sí o sí más allá de las ofertas que lleguen en el corto plazo, y que empezarán a sonar ahora que se sabe que Riquelme está al mando.

Uno de los nombres más destacados en 2023 fue Luis Advíncula, y se dice que clubes de economías fuertes como los brasileños Santos y Corinthians estarían interesados en el lateral de 33 años. Sin embargo, Boca está dispuesto a hacer un esfuerzo para retener al peruano y renovarle un contrato que se vence en diciembre del año próximo.

Otro futbolista deseado, en este caso por Europa, es Valentín Barco. El juvenil de 20 años también firmó contrato hasta diciembre de 2024 y su cláusula de 10 millones de dólares es una tentación para las potencias del Viejo Continente. Se habla de un interés del Brighton, que estaría dispuesto a llevárselo cuanto antes. También se menciona al Manchester City. Ante este escenario, la idea del Xeneize es darle un nuevo contrato al Colo, transformarlo en el jugador mejor pago del plantel y seguir acompañando su proceso de crecimiento en un club donde sumará minutos.

Valentín Barco es uno de los jugadores que mira el mundo del fútbol. Foto: Fernando de la Orden.Valentín Barco es uno de los jugadores que mira el mundo del fútbol. Foto: Fernando de la Orden.

Distinto es el caso de Frank Fabra, quien a pesar de que es una de las debilidades de Román, tiene a su futuro como una incógnita. Su expulsión en la final de la Libertadores contra Fluminense lo dejó mal parado frente a los hinchas y no volvió a jugar tras esa tarde amarga en el Maracaná. Nadie duda del talento del lateral colombiano, a quien le quedan dos años de contrato, y se espera que algún club importante invierta una buena cifra en dólares para recuperarlo.

Martínez heredará un plantel largo, con jugadores que alternaron en 2023 y deberán definirse entre pelearla de atrás o buscar más minutos en otros destinos. En esa lista podría incluirse a Darío Benedetto, a la vez que otros futbolistas como Vicente Taborda, Juan Ramírez, Norberto Briasco y Marcelo Weigandt.Todo dependerá de la evaluación que haga el nuevo DT y el diálogo con el Consejo de Fútbol.

El ciclo de Fabra en Boca podría haber terminado con la final en el Maracaná. Foto: REUTERS/Sergio MoraesEl ciclo de Fabra en Boca podría haber terminado con la final en el Maracaná. Foto: REUTERS/Sergio Moraes

La situación del Pipa es particular: no logró recuperar su mejor rendimiento y por delante suyo tiene a Miguel Merentiel, de gran temporada, y Edinson Cavani, la gran estrella del equipo. No obstante, días atrás, lanzó un desafiante posteo en redes sociales avisando que en «el único club donde jugaría en Sudamérica es en Boca». Fue su manera de desmentir un posible traspaso a otro equipo de Argentina y, a la vez, plantear que su futuro podría ser un regreso a México o desembarcar en la MLS.

Lo de Weigandt tiene que ver con la confianza depositada en Advíncula y la compra reciente de Lucas Blondel (casualmente dirigido por Martínez en Tigre), dos jugadores con los que compite en el puesto. Vale recordar que el Chelo ya tuvo una buena experiencia el año pasado cuando se fue a préstamo a Gimnasia, y que hace poco tuvo llamados de Independiente para contar con sus servicios.

Los jugadores que interesan en Boca

Si bien aún no hay anuncios formales y el Consejo de Fútbol recién se está acomodando en sus oficinas tras el espaldarazo que significaron las elecciones, hay un nombre que está cada vez más cerca de Brandsen 805: Ever Banega.

Ever Banega, cerca de Boca. Foto: Fayez NURELDINE / AFP.Ever Banega, cerca de Boca. Foto: Fayez NURELDINE / AFP.

El mediocampista argentino de 35 años, campeón con Boca de la Libertadores 2007 y parte del plantel de la Selección en el Mundial 2018, está a punto de rescindir su contrato con el Al-Shabab de Arabia Saudita con la intención de regresar al país. Su sueño es cerrar su carrera con la camiseta que lo vio nacer y está dispuesto a dejar atrás los petrodólares con tal de cumplirlo.

Distinta es la situación de Arturo Vidal, de 36 años, quien sonaba hasta que se confirmó que Boca no jugará la Libertadores pero su llegada empezó a enfriarse teniendo en cuenta lo que representará para las cuentas del club el hecho de no participar en ese torneo. Su calidad es indiscutida y sus ganas de jugar en la Bombonera quedaron reflejadas en varias ocasiones, pero su estado físico es una incógnita y ocuparía un cupo de extranjero. Serán Riquelme y Martínez los que determinen si vale la pena acelerar por el Rey Arturo.

La apuesta por Yeferson Soteldo tiene mucho más sustento debido a la edad del talentoso volante venezolano: 26 años. El futbolista que se hizo viral este año por pararse en la pelota en medio de un partido pero que viene sumando temporadas en gran nivel con su selección, busca su salida del Santos tras el histórico descenso del club donde brillaron Pelé y Neymar Jr. Dicen que el nuevo Boca será con enganche, y Soteldo es una variante que seduce. ¿El problema? Un salario alto y en dólares, algo ineludible a la hora de contratar figuras del extranjero.

El guiño de Arturo Vidal a Boca, semanas atrás. (@kingarturo23oficial)El guiño de Arturo Vidal a Boca, semanas atrás. (@kingarturo23oficial)

Más terrenales son los nombres de los jugadores que se destacaron en el fútbol argentino y verían con buenos ojos llegar a un grande como Boca. Uno de ellos es Rubén Botta, del descendido Colón, y otro es Kevin Zenón, de Unión. Además de estar separados de camisetas en Santa Fe, la distancia entre ellos está en la experiencia o la juventud: el enganche del sabalero tiene 33 años mientras que la joven promesa del Tatengue, cuenta tan sólo con 22.

También interesa mucho el chileno Rodrigo Echeverría, un volante central de gran año en Huracán que sería un pedido expreso de Martínez. Aunque el problema en su negociación es el malestar de los dirigentes del Globo por la decisión del DT de cambiar Parque Patricios por La Ribera.

Los que vuelven de préstamo

Sin contar las posibles incorporaciones, son varios los nombres con pasado azul y oro que tienen la obligación de regresar al club tras finalizar sus cesiones en otros equipos. Entre los jugadores, la dirigencia y el DT definirán qué será lo mejor para ellos a futuro.

Uno de ellos es Gonzalo Maroni quien vuelve a Boca desde San Lorenzo, donde levantó mucho su nivel gracias al rodaje que cosechó de la mano del Gallego Insúa.

Gonzalo Maroni es una de las alternativa en el mediocampo que podría ser considerada en Boca. Gonzalo Maroni es una de las alternativa en el mediocampo que podría ser considerada en Boca.

En paralelo, regresarán dos chicos que ya saben lo que es estar bajo las órdenes de Martínez: Aarón Molinas y Agustín Obando. Ambos llegaron a Tigre por pedido del entrenador, que los conocía de las inferiores de Boca, y son una alternativa para quedarse en el club.

¿Cuándo firma Diego Martínez en Boca?

Altas, bajas, renovaciones y regresos, todo gira alrededor de las decisiones que tomen el Consejo de fútbol y el DT Diego Martínez, quien ya trabaja como si fuera entrenador del club aunque todavía no logró desligarse de Huracán. El tema está resolviéndose entre los abogados, tratando de que los números queden resueltos en Parque Patricios.

La idea en Boca es que la situación se resuelva lo antes posible teniendo en cuenta que falta sólo una semana para que arranquen los entrenamientos con el primer equipo xeneize. Pasaron las elecciones, llega el nuevo DT y se define el plantel, en el club de Riquelme empieza a hablar de fútbol.



Source link

Scroll al inicio