cuánto van a tener que pagar en marzo



Se acerca marzo, la vuelta a clases y con una inflación del 20,6% en enero y del 25,5% en diciembre, una duda crucial acecha a los padres de los chicos que van a colegios privados. ¿Cuál será el valor de la cuota?

“Tenemos que diferenciar dos tipos de escuelas, las que reciben el aporte estatal que son el 70% de las 14.000 escuelas privadas del país, y el 30% restante que no lo reciben. Por ejemplo, en la Provincia de Buenos Aires hay 16.300 escuelas y 4.400 tienen aporte estatal, pero tienen que esperar la autorización del Gobierno bonaerense para aumentar», destaca Martín Zurita, secretario ejecutivo de la Asociación de institutos de enseñanza privada de la provincia de Buenos Aires (Aiepba).

Esas 4.400 escuelas subvencionadas, en diciembre, recibieron la autorización para aumentar el 30% a partir de marzo. Para las que no reciben ayuda estatal, se estima un incremento del 40% o el 50% tanto en Provincia como en la Ciudad de Buenos Aires.

Zurita expresa que también hubo un aumento de salarios en enero de un 25% para los docentes, otorgado por el gobierno de Axel Kicillof. Esta variable se suma al escenario de incertidumbre de los colegios privados con y sin subvención a días de iniciar las clases.

Video

Se presentará en los próximos días. Incluirá un voucher para comprar útiles.

“El año pasado se informó un monto de aranceles, ahora hay una variable por la cual las cuotas de los colegios privados pueden aumentar y es cuando hay aumento de paritarias, aumento de salarios. Este 25% impacta en la cuota, en el cambio de arancel, tenemos que ver cómo se va a ajustar”, comenta Zurita al respecto.

Entre el 80% y el 90% de la conformación de la cuota de un colegio privado es costo laboral: “Por eso cada vez que hay paritaria y hay un aumento salarial impacta en la cuota. Los colegios subvencionados dependen de la autorización de los gobiernos provinciales y del jefe de Gobierno de la Ciudad, y los no subvencionados pueden aumentar sin esa autorización”, aclara Zurita.

Por esto mismo explica que las escuelas sin aporte estatal ya anunciaron una actualización, pero las que tienen aporte estatal deben esperar a que la provincia de Buenos Aires autorice otro incremento además de ese 30% previsto para marzo.

Según Zurita, la Ciudad de Buenos Aires “está en la misma situación, porque había autorizado un incremento del 30% en diciembre y ahora también aumentó los sueldos, por lo tanto eso se tendrá que rever”. En CABA, los últimos aumentos para los docentes fueron del 10 y 15%, por lo que también terminó siendo del orden del 25%, más un bono que se pagó no remunerativo.

Este escenario ya era el previsto por muchas instituciones de gestión privada que desde octubre contaban a Clarín las repercusiones de las comunidades de padres y madres en torno a los elevados valores arancelarios impuestos para febrero de 2024.

Clarín ya reflejó el gran conflicto de los colegios privados sin subvención ante la vigencia del decreto 2417/93, que les obligaba a informar los valores arancelarios para el año siguiente antes del 1° de octubre en medio de un complicado contexto inflacionario. Una de las representantes legales que contó a este diario el conflicto entre institutos y grupos de padres fue Constanza, del San Joaquín School, un colegio privado y bilingüe de Villa Ballester.

La proyección que hicieron fue la siguiente: de $ 143.445 en octubre de 2023 a $ 240.000 en la cuota de febrero de 2024. Al final, consideran que se quedaron cortos ante la inflación que tuvieron que calcular para esta fecha.

Iba a pasar lo que dijimos en octubre. Parecía un monto estrafalario en septiembre, cuando lo informamos. Pero la realidad es que Kicillof dio un 25% de aumento para los docentes en enero. La gran mayoría de los colegios, si no todos, no tenemos cuota en enero. O sea, es el mes que no percibimos ingresos”, enfatiza ahora mientras conversa con este medio.

La representante legal señala que este colegio cobra aranceles desde febrero, pero que en general los institutos que reciben aporte empiezan a cobrar a partir de marzo: “Entonces, la cuota de febrero la informamos el 30 de septiembre con una proyección de una inflación de lo que venía siendo, en general, un 12% mensual. Es obvio, nos quedamos por debajo. Pero bueno, nosotros somos de los colegios que decidieron no tocar este febrero para acompañar a las familias. Hay que ver cómo se termina desarrollando todo esto, qué sigue pasando con el aumento salarial”.

Constanza aclara que la decisión que tomaron de no trasladar incrementos a la cuota es un “por ahora”, ya que es seguro que esto termine ocurriendo en marzo. Sobre todo, este aumento salarial del 25% es una de las primeras cuestiones a resolver.

“Con lo cual, me comí un mes, o sea, eso lo termina absorbiendo el colegio. Y hay que ver cómo se hace. Hay que ver si lo hacemos retroactivo a febrero. Uno quiere acompañar a la familia, lo que pasa es que venimos acompañándola desde la pandemia”, agrega.

Clarín consultó con padres de otros colegios privados sin subvención de la zona norte del GBA, entre ellos Olivos y Pilar, y todos remarcan que todavía recibieron aumentos en las cuotas que les llegan por mail.

A las subas salariales de docentes y personal no docente, el trabajo en obras edilicias, alquileres, el gran problema que representa la inflación y la inestabilidad económica, se suma otra variable: el decreto 814 de 2001, el que se refiere a la exención del pago de aportes patronales para establecimientos privados de educación.

Luego de la crisis económica de ese año, los colegios privados consiguieron una reducción de las contribuciones patronales. El decreto es anual y se fue prorrogando a lo largo de todos los gobiernos.

Hasta el momento, la prórroga sigue sin ser firmada por el presidente Javier Milei. Ante la consulta a Aiepba, Zurita afirma que el gobierno nacional “lo va a prorrogar, pero es un tema en donde ya hay un compromiso del gobierno para seguir sosteniéndolo”.

Según destacan desde esta asociación, al momento los colegios están pagando haberes y obligaciones de enero, revisando valores proyectados y estructura de costos.

Los de gestión privada con subvención aguardan que el tope de cuota regulado por el Estado sea reevaluado para este inicio de ciclo lectivo. El resto de colegios sin aporte estatal, en muchos casos, sostiene “por ahora” los valores arancelarios pautados, pero sabe que se enfrenta a la necesidad de redefinir cuotas con nuevos incrementos a medida que se acerca marzo.

Scroll al inicio