Denuncian en Venezuela el arresto de una reconocida defensora de derechos humanos y analista militar, crítica del chavismo


Rocío San Miguel, activista, defensora de los derechos humanos y experta en temas militares en Venezuela, fue detenida cuando se disponía a viajar fuera del país, denunciaron este domingo oenegés de derechos humanos y políticos de oposición, sin que las autoridades se hayan pronunciado oficialmente sobre el caso.

La detención de San Miguel se habría producido el viernes en el aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, cuando acompañada de su hija “se disponía a salir del país por el asueto de carnavales”, indicó a The Associated Press, Gonzalo Himob, director vicepresidente de la organización no gubernamental Foro Penal.

“No se sabe hasta esta hora donde está”, señaló Himob, quien adelantó que recopilan información del caso.

La organización Civilis Derechos Humanos condenó el hecho y calificó de “arbitraria” la detención de la activista y abogada, al tiempo que exigió “saber de su paradero”, luego de que han transcurrido dos días “sin saber de ella”, reclamó en un mensaje de su cuenta de X, antes Twitter.

«Consecuentes con nuestro mandato exigimos su inmediata libertad y denunciamos que este nuevo abuso forma parte de la penosa práctica de persecución contra quienes defienden y ejercen derechos», publicó la ONG especializada Provea.

La detención de San Miguel se habría producido el viernes en el aeropuerto de Maiquetía, en Caracas. Foto AP

Amnistía Internacional por su parte pidió su «libertad inmediata e incondicional».

La fiscalía venezolana aún no se ha pronunciado sobre el caso.

La retención ocurre en un contexto del anuncio del gobierno venezolano de haber neutralizado cinco «conspiraciones» de magnicidio, en las que la justicia venezolana señala a militares, periodistas y activistas.

Una de ellas, denominada «Brazalete blanco», en la que supuestamente está involucrada San Miguel, consistía en el ataque de una base militar en Táchira, en la frontera con Colombia, para tomar armas y asesinar a dirigentes del chavismo.

Maduro, que debe buscar la reelección este año, denuncia con frecuencia planes para derrocarlo y asesinarlo.

Por estas últimas presuntas conspiraciones van 36 detenidos -12 por «Brazalete blanco»- y 22 personas con órdenes de captura, según dijo el fiscal general Tarek William Saab el 26 de enero.

«Alertamos al mundo que la arremetida represiva del régimen de Maduro continúa», condenó María Corina Machado, principal figura de la oposición de cara a las presidenciales de 2024, pese a una inhabilitación política en su contra por 15 años.

El también líder opositor, Henrique Capriles, denunció en tanto que «una vez más desde el poder sigue la dinámica del terror, la persecución, criminalización y arbitrariedades para neutralizar a quienes piensan distinto».

San Miguel ganó un caso contra Venezuela en 2018 ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) por la violación de derechos políticos y de expresión, tras su despido de un ente público por apoyar en 2003 el llamado a un referendo revocatorio en contra del entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Según la ONG Foro Penal, Venezuela suma 261 «presos políticos», entre ellos 18 mujeres y 146 militares.

El gobierno y la oposición firmaron en octubre pasado un acuerdo político de cara a las presidenciales, que llevó a liberar a 10 estadounidenses y otros 24 venezolanos que estaban presos en Venezuela por motivos políticos, a cambio de Alex Saab, señalado de ser testaferro de Maduro y quien se encontraba detenido en Estados Unidos bajo acusaciones de lavado de dinero.



Source link

Scroll al inicio