El halcón preferido de Javier Milei y los ruidos en la Rosada ante el arribo de Mauricio Macri


Toto libertario

Javier Gerardo Milei volvió recargado de su viaje a Israel, a Italia y al Vaticano. Como todos los presidentes que logran éxitos en sus giras, el mandatario libertario volvió inflamado, luego de cumplir su sueño de visitar Jerusalén siendo Presidente y de lograr amansar su vínculo con el Papa Francisco, tras los fuertes calificativos que le supo dedicar desde los primeros tiempos de su irrupción en la política. Por eso, Milei profundizará su posición de tener oídos solo para los más duros y para quienes le postulan ser intransigente y profundizar el relato anti casta. Por eso, quien está firme en la primera fila de los halcones libertarios es el ministro de Economía. Luis «Toto» Caputo, un hombre que fue ministro de Mauricio Macri y que es amigo personal de Horacio Rodríguez Larreta, más allá de que el ex jefe de Gobierno porteño y ex candidato a Presidente, es el símbolo mayor de las blancas palomitas para Milei.

«Toto» Caputo se considera un «amortiguador», pieza que en un auto ordena el movimiento excesivo de la carrocería y controla la inclinación al frenar y el descenso al acelerar. El economista hoy está totalmente integrado a las fuerzas del cielo y no escucha sugerencias como la de sentarse con personas clave del esquema político o empresarial para explicar y comunicar lo que está haciendo: «No tengo tiempo», le dijo a un amigo que le propuso tender puentes con sectores a los que Javier Milei desprecia. A tono con el andar halconero del ministro económico está el empresario Juan Paso, su jefe de Gabinete, quien se sumó a la faena libertaria, dejando un rol clave junto a Francisco de Narváez como gerente general del Grupo Alas, con las firmas Rapsodia, Caro Cuore, Babby Cotton y Punto Cruz. De todos modos, Caputo y Paso saben que tendrán un «cimbronazo» en marzo con el aumento de las tarifas de servicios públicos, colegios, prepagas y otros servicios que consume la clase media. ¡Viva la libertad, carajo!

Luis Caputo en la Casa Rosada. Foto  REUTERSLuis Caputo en la Casa Rosada. Foto REUTERS

Gato al acecho

Caputo está expectante, además, del posible acuerdo del jefe de Estado con Mauricio Macri. Eso preocupa al ministro así como al jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y al ministro del Interior, Guillermo Francos. Ninguno de ellos podrá perder su silla a manos de dirigentes cercanos al expresidente de Cambiemos. Pero el próximo titular del PRO podría colar a gente de su confianza en los segundos lugares de los cargos clave de la administración nacional así como en las sillas vacantes de los funcionarios despedidos por su alineamiento político con los gobernadores Martín Llaryora y Gustavo Sáenz. De todos modos, las maldades en las cercanías de Mauricio Macri alcanzan hasta al hoy jefe de Gobierno porteño. Jorge Macri. Es que Mauricio pretendía tener cierto control de lo que sucede en la gestión porteña de su primo, quien ha dado señales de autonomía. Por eso, se escuchó una frase con aroma a enojo que señala que el alcalde “se puso una agencia de turismo, está siempre afuera”, en virtud de los recientes viajes a Uruguay y a Italia del jefe comunal. Pero la molestia principal es porque en la Jefatura porteña ya se trabaja en un camino que contemple apuntar hacia la carrera presidencial por venir, algo que irrita a los alfiles del expresidente, quien pretende tener control sobre lo que sucede en la fuerza que, seguramente, presidirá en poco tiempo. Estaba el señor Don Gato sentadito en su tejado…

Asunción de Javier Milei y el saludo de Mauricio Macri. Foto AFP)Asunción de Javier Milei y el saludo de Mauricio Macri. Foto AFP)

Y comieron perdices

Javier Milei le llevó al Papa Francisco los alfajores de dulce de leche que desvelan al antiguo párroco de la Basílica centenaria de San José de Flores. La casualidad llevó a que en el momento en que el Presidente argentino le entregaba las preciadas golosinas al Pontífice, uno de los dueños de la empresa Havanna se estaba casando en Roma. A pocos kilómetros del Vaticano, el argentino Damián Pozzoli celebraba su matrimonio en una fiesta muy exclusiva y reducida, con no más de 50 personas. Entre los presentes estaban los relacionistas Juan Pablo Maglier, Tato Lanusse y el diputado bonaerense Fabián Perechodnik, además de Carlos Federico Salvai y Carolina Stanley; estos dos últimos conocen al novio, pues fue socio de Guillermo Stanley, padre de la exministra de Desarrollo Social. Todos estos luego asistieron a la canonización de Mamá Antula en El Vaticano. Allí tuvo un lugar clave a la hora de reservar asientos Monseñor Guillermo Karcher, un obispo argentino que hace 30 años trabaja en el Vaticano. Gloria a Dios…

Monseñor Guillermo Karcher con Perechodnik, Maglier y LanusseMonseñor Guillermo Karcher con Perechodnik, Maglier y Lanusse
Scroll al inicio