Facundo Altamirano y su impactante lesión en el ojo, la imagen más dolorosa del Racing vs San Lorenzo



San Lorenzo fue testigo de una enorme actuación de Racing y se llevó una goleada 4-1 de Avellaneda, la noche soñada por Adrián «Maravilla» Martínez. Pero hay más motivos para la preocupación en el Ciclón: la salud del arquero Facundo Altamirano, que tuvo que salir en el minuto 38 del segundo tiempo tras sufrir un golpe en el ojo.

El partido ya estaba prácticamente liquidado, con el resultado 3-1 a favor de la Academia, cuando Altamirano fue a buscar una pelota en lo alto y recibió un puñetazo involuntario de su propio compañero, Gastón Hernández, quien a su vez era cargado por la espalda por el goleador Martínez. Era infracción para el Ciclón pero el arquero ex Patronato no aguantó´el dolor y se quedó en el césped, dando señales de que algo grave le pasaba.

Intentó seguir el número 13 pero los médicos rápidamente hicieron gestos al banco de que tenía que ser reemplazado, y en su lugar ingresó Gastón «Chila» Gómez, que recibió silbidos de los hinchas del club que lo vio surgir y terminó sufriendo el cuarto gol de la jornada. Altamirano, mientras tanto, lucía groggy como un boxeador noqueado, con su pómulo cada vez más hinchado.

Pero la magnitud de la lesión se hizo visible a la salida del vestuario visitante de Racing, cuando Altamirano se mostró ante las cámaras ubicadas en zona mixta con su ojo muy dañado. Desde Boedo se dio a conocer que el arquero será sometido a una resonancia para evaluar el daño que presenta Facundo en esa zona de su rostro y no descartan que haya sufrido una fractura en la órbita ocular, lo que lo dejaría un tiempo largo fuera de las canchas.

Altamirano, de 27 años, estaba teniendo sus primeros partidos como arquero titular de San Lorenzo, que se lo compró hace un año a Banfield pero lo cedió a préstamo al equipo del Sur para que tuviera minutos mientras Augusto Batalla se hacía dueño inamovible del arco azulgrana, donde logró un récord histórico del fútbol argentino. Tras la partida del ex River a España, para pelear el descenso con Granada, Altamirano regresó para ocupar ese puesto, que hoy pareciera que tendrá que cederle a su suplente, Chila Gómez.

El nacido en Rojas, provincia de Buenos Aires, hizo historia en 2022 cuando se consagró campeón de la Copa Argentina con Patronato tras ganarle en cuartos de final y semifinales a River y Boca, respectivamente, con el arquero como figura en la tanda de penales.





Source link

Scroll al inicio