Ganó un millón de dólares en la lotería y fue asesinado cuando retiraba el dinero del banco: detuvieron a su sobrino



Un hombre de 52 años que había ganado un millón de dólares en la lotería de Chile fue asesinado por su propio sobrino, que planeó robarle el dinero junto a otros tres cómplices en el momento en que retiró parte del premio del banco. El crimen ocurrió en la pequeña ciudad de Quillota, en la región de Valparaíso, y conmocionó a la comunidad.

La víctima, cuya identidad se mantiene en reserva, había obtenido el premio mayor en octubre de 2023, tras comprar un boleto de la lotería. El 6 de febrero de 2024, decidió retirar una parte del dinero, unos 30 mil dólares, de un banco de Rancagua. Lo acompañaban su pareja y su sobrino de 21 años, que vivía con él en una casa de la localidad de Huichahue.

Cuando regresaban en su auto, fueron interceptados por tres sujetos armados, que los amenazaron y les exigieron el dinero. El hombre se resistió y forcejeó con uno de los asaltantes, que le disparó en la pierna, provocándole una grave hemorragia. Los delincuentes huyeron con el botín, mientras que el hombre murió en el lugar, ante la impotencia de su pareja y su sobrino.

El giro: el sobrino, el autor intelectual del crimen

Lo que nadie sospechaba era que el sobrino era el autor intelectual del asalto, y que había contratado a los otros tres individuos para ejecutar el plan. Según la policía, el joven sabía que su tío había ganado la lotería y que iba a retirar el dinero, y aprovechó esa información para organizar el robo. Sin embargo, su plan se salió de control y terminó en un homicidio.

La policía logró detener al sobrino y a uno de los asaltantes, mientras que los otros dos siguen prófugos. Los detenidos fueron puestos a disposición de la justicia, que los imputó por el delito de robo con homicidio. El sobrino confesó su participación en el hecho y dijo que lo hizo por necesidad económica.

El caso causó una gran conmoción en la ciudad de Quillota, donde el hombre era conocido por su trabajo como comerciante y por su buena relación con sus vecinos.

Muchos de ellos se acercaron a la casa de la víctima para expresar sus condolencias y su repudio al crimen. Algunos de ellos recordaron que el hombre había compartido parte de su premio con ellos, ayudándolos a pagar sus deudas o a comprar alimentos.

Scroll al inicio