Giorgia Meloni convenció a la titular de la Comisión Europea y ambas viajarán a evaluar el desastre


La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, y la jefa del gobierno de la Comisión Europea de los 27 países de la Unión con sede en Bruselas, Ursula Von der Leyen, se presentarán juntas este domingo en la isla de Lampedusa.

La más austral tierra italiana, frente a las costas de Africa, presenció en los últimos días una “invasión” de más de 11 mil inmigrantes sin papeles llegados en barquiitos precarios desde Túnez y Libia por la ruta del Mediterráneo, la más mortífera del mundo para los desesperados que buscan huir de la miseria y las persecuciones en sus países.

El imprevisto movimiento que instaló en Lampedusa en solo tres días al doble de la población habitual de seis mil habitantes ha causado conmoción en los países europeos, que vuelven a lanzar promesas de solidaridad con los apuros italianos y los inmigrantes.

La novedad es que esta vez ha habido pocos ahogados que lamentar. Hace diez años, cuando Francisco, flamante Papa desde hacía solo un mes, acudió a Lampedusa para abrazar a los pocos sobrevivientes del hundimiento de un barco que costó la vida a 368 inmigrantes clandestinos, las tragedias estaban a la orden del día.

Desde entonces casi 30 mil personas más han perdido la vida en el mar Mediterráneo central y pese a que cada tanto se producen traumas como la llegaa masiva de clandestinos provenientes de Africa en su mayor parte (nunca tantos como ahora en Lampedusa), las tragedias prosiguen.

La línea dura de Giorgia Meloni

Fue tomado de sorpresa el nuevo gobierno de extrema derecha de la primera ministra Giorgia Meloni, que trata de reaccionar prometiendo la línea dura. Por televisión Meloni anunció el viernes su viaje a Lampedusa y la solidaridad de la Unión Europea.

Un grupo de inmigrantes espera ser llevado a otra zona de la isla de Lampedusa, en el sur de Italia, tras llegar en barco. Foto: EFE

Esto quiere decir que serán construidos en Italia centros para los inmigrantes cuya radicación no será aceptada y alli los internados pasarán hasta un máximo de 18 meses antes de ser repatriados.

Como la repatriación a sus países de los extranjeros clandestinos no ha funcionado hasta ahora, las polémicas han brotado de inmediato.

Giorgia Meloni, que en los primeros meses de líder del gobierno de una coalición de derecha centro se venía afirmando en el poder, afronta ahora su primera crisis. La oposición recuerda sus posiciones intransigentes en los temas de la inmigración clandestina.

Meloni debe también cuidarse de su viceministro Matteo Salvini, que defiende posiciones aún más duras. En junio habrá elecciones de eurodiputados en la Unión Europea y el tema de los inmigantes clandestinos es un tema en el que Salvini mantiene posiciones muy rígidas.

Alemania y Francia, que habían abandonado las comisiones bilaterales para aceptar inmigrantes desembarcados en Italia, anunciaron ante la seriedad de la crisis que están dispuestos a recibir migrantes sin documentos provenientes de Italia. Pero hasta ahora nunca ha funcionado el llamado acuerdo de Dublin de redistribución de aquellos sin papeles que pretenden ser aceptados dentro de las fronteras europeas.

El panorama es bastante desolador, porque las naves de los organismos de solidaridad fletada para salvar a los naufragos en el Mediterráneo han tenido una vida difícil con el actual gobierno italiano.

Un barco con inmigrantes llega a la isla de Lampedusa, Italia, este sábado. Foto: EFEUn barco con inmigrantes llega a la isla de Lampedusa, Italia, este sábado. Foto: EFE

Un ejemplo: este sábado anunció que partía de Marina de Carrara, un puerto a 500 kilómetros de distancia de las zonas de los naufragios, la nave Open Armas, de una organización alemana de ayuda.

Open Armas fue enviada a descargar casi 200 clandestinos rescatados en las aguas del Mediterráneo a un puerto tan lejano como ocurre con los otros barcos de las Organizaciones No Gubernamentales. Es más, fue castigado con la inmovilidad en Marina de Carrara por haber realizado un segundo rescate de náufragos sin permiso.

Hostilidad del gobierno

La hostilidad del gobierno italiano se convirtió en un sistema rígido que quita movilidad a las naves de las organizaciones europeas. Tras el shock causado por el arribo de tantos miles de personas en Lampedusa, ¿se continuará con este mecanismo paralizante?

Meloni dijo que el Ministerio de la Defensa se ocupará ahora de todas las medidas para desplegar las fuerzas miltares encargadas de afrontar la situación y encargadas de construir los centros de detención de los clandestinos.

El viceministro Matteo Salvini, titular de Infraestructuras y Transporte, dijo que la “invasión” de los inmigrantes en Lampedusa hace pensar en un “acto de guerra”, de grupos internos no identificados.

Salvini también afirmó que “la vía diplomática no ha servido para nada”.

Un buque de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), rescató este sábado a más de 330 migrantes que trataban de cruzar en condiciones precarias el Mediterráneo. Foto: EFEUn buque de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), rescató este sábado a más de 330 migrantes que trataban de cruzar en condiciones precarias el Mediterráneo. Foto: EFE

Este sábado deliberaron en un encuentro virtual los ministros del Interior de Italia, Alemania y Francia, prometiéndose una nueva etapa de colaboración.

En Lampedusa, los habitantes están muy enojados y caminaron por las calles principipales de la pequeña capital de la isla reclamando que el gobierno se haga cargo de la situación. En el encuentro con Meloni y la representante de la Unión Europea se espera que la gente, que este sábado trataba a los gritos a sus interlocutores oficiales que trataban de calmarlos, reciba un mínimo de seguridades.

La isla vive desde siempre del turismo y la pesca. “Hace 30 años que comenzaron a aparecer los inmigrantes clandestinos y el fenomeno no ha cesado de crecer”, dijo un miembro del concejo municipal. “Ahora estamos hartos y no aceptamos promesas. Sobre todo no permitiremos que aquí construyan campos de concentración de clandestinos”.

En Lampedusa existe solo un centro que recibe hasta 450 inmigrantes. Este sábado, como siempre, durante toda la jornada, naves italianas fueron y vinieron para trasladar a los miles de recién llegados a otros puertos.

Por la noche se anunció que en las operaciones de rescate se registró la muerte de una recién nacido cuya madre lo alumbró en el barquito de lata en el que llegó desde Libia. El viernes se había anunciado la muerte de otro recién nacido.

Una nave militar logró rescatar en el Mediterráneo a otros 700 inmigrantes que en una flota de barquitos de hierro se dirigían a la isla de Lampeduso y que fueron derivados a un puerto cercano de las islas sicilianas.



Source link

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio