Guyana convoca al Comando Sur de Estados Unidos y escala la disputa territorial con Venezuela


La disputa entre Venezuela y Guyana por el Esequibo entró este miércoles en otro nivel. El presidente guyanés Irfaan Ali afirmó que su gobierno está tomando todas las medidas necesarias para protegerse de “una amenaza directa” de Venezuela y reveló haber convocado a aliados regionales y al Comando Sur de Estados Unidos para proteger el territorio en litigio, que constituye dos terceras partes de su país.

El paso adelante del presidente guyanés ocurrió horas después de que su colega venezolano, Nicolás Maduro, lanzara en la noche del martes un plan de acción sobre el Esequibo que incluye el otorgamiento de licencias para explorar y explotar petróleo, la creación de una provincia venezolana en el área litigiosa y despliegues militares en localidades cercanas al área, sin anunciar, de momento, una incursión armada en la zona.

En su réplica al anuncio de Ali, Maduro criticó que Guyana “de manera irresponsable ha dado luz verde a la presencia del Comando Sur de los Estados Unidos en el territorio de la Guayana Esequiba, sobre el cual Guyana mantiene una ocupación de facto”. Y advirtió que Guyana, “bajo el mandato de la transnacional estadounidense Exxon Mobil, está abriendo la posibilidad de instalación de bases militares a una potencia imperial”.

Mientras la contienda parecía escalar hora a hora, a media tarde el presidente guyanés declaró a la agencia The Associated Press que “nos tomamos muy en serio esta amenaza, y hemos iniciado una serie de medidas de precaución para asegurar la paz y la seguridad de la región”. Mencionó que las Fuerzas de Defensa de Guyana están hablando con sus pares de otros países, pero no especificó cuáles. En un comunicado el martes en la noche, Ali había dicho que contactó a Estados Unidos y a su Comando Sur, que supervisa las operaciones militares en Centro y Sudamérica y el Caribe, así como a Brasil, Reino Unido, Francia y el secretario general de la ONU.

Un acto de seguidores del chavismo, días antes del referendo por el Esequibo. Foto: EFE

“La Fuerza de Defensa de Guyana está en alerta máxima y se ha puesto en contacto con sus homólogos militares, incluido el Comando Sur de Estados Unidos”, dijo Ali. “

Si Venezuela procede con esta errática, amenazante y riesgosa conducta, la región tendrá que responder”, expresó a la AP. Ali también anticipó que planteará el tema en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Además de las licencias petroleras y la orden para que Venezuela incluyera al Esequibo en sus mapas oficiales, Maduro también anunció el martes a la noche la creación de una nueva Zona Operativa de Defensa Integral para la franja en disputa, semejante a los comandos militares especiales que conducen las operaciones en las distintas regiones del país.

Polémica por el referéndum

Todo el tema se recalentó desde el último domingo, cuando un referendo en Venezuela convalidó las pretensiones del chavismo de anexar el Esequibo, una zona rica en petróleo y minerales, que está actualmente en disputa en la Corte Internacional de Justicia.

El tema alienta aspiraciones nacionalistas en todo el arco político venezolano, aun cuando la oposición sostiene que es un intento del régimen de recuperar oxígeno político ante una imagen que se desmorona en los votantes para las presidenciales de 2024 que pueden ser catastróficas para el chavismo.

Este miércoles, los cancilleres de Venezuela, Yván Gil, y de Guyana, Hugh Todd, se comunicaron por teléfono en medio de una creciente tensión y “acordaron mantener los canales de comunicación abiertos”, de acuerdo con el texto oficial difundido en ambas capitales.

Maduro rechaza la mediación de la Corte Internacional de Justicia que debatirá el asunto el próximo 8 de abril, y se pliega al Acuerdo de Ginebra, firmado por las partes en conflicto en 1966. Pero este pacto recorta parte del territorio actual de Guyana en favor de Venezuela. “Guyana debe saber que arregla esto por las buenas o lo arreglamos (nosotros)”, amenazó Maduro, dando un plazo de tres meses a las petroleras extranjeras para abandonar aguas no delimitadas en el Esequibo.

Brasil reiteró que rechaza el uso de la fuerza. “Ahora hay hechos nuevos que son mas preocupantes”, dijo a Reuters el asesor de Exterior de Brasilia, Celso Amorim. China, principal acreedor de Caracas y aliado de Guyana, llamó también a la calma. “China siempre ha respetado la soberanía y la integridad territorial de todos los países”, afirmó el portavoz de la cancillería, Wang Wenbin.



Source link

Scroll al inicio