Hallan en Suiza el guante de un caballero de hace 600 años asombrosamente bien conservado


Un caballero medieval regresa a un castillo suizo tras una batalla victoriosa.

Con un fuerte grito, arroja sus preciados guantes en la herrería.

Mientras se apresura a celebrar un banquete, los guanteletes permanecen ocultos en un rincón oscuro.

Poco después se produce un incendio, la herrería queda destruida y los guantes se pierden durante más de 600 años.

Bien, puede que no ocurriera así.

Cuando se redescubre una armadura asombrosamente bien conservada de hace tanto tiempo, es difícil no especular un poco románticamente sobre sus orígenes.

Se encontró un guantelete de hierro casi completo del siglo XIV para diestros, así como algunas piezas de uno para zurdos. Foto Martin Bachmann/Departamento de Construcción del Cantón de Zúrich

Unas obras de demolición cerca del castillo de Kyburg, al noreste de Zúrich, amenazaban un yacimiento en el que se sabía que había una ciudad medieval.

Operativo

Así que en el invierno de 2021 y principios de 2022 se llevó a cabo una excavación de rescate.

«Sabíamos que todos los restos arqueológicos que había en el suelo serían destruidos durante estas obras», explica Lorena Burkhardt, responsable de la excavación.

Los excavadores desenterraron una bodega de tejido que se había quemado en el siglo XIV.

Gran parte de lo encontrado era prosaico: un martillo, tenazas, pinzas, llaves.

Pero era suficiente para indicar que en la zona también se habían realizado trabajos de herrería.

Y luego estaba el gran hallazgo.

Un guante de hierro casi completo para diestros del siglo XIV, así como algunas piezas de uno para zurdos.

Un guantelete del siglo XIV hallado cerca del castillo de Kyburg (Suiza) está mucho mejor conservado que otros artefactos similares encontrados en el país. Foto Martin Bachmann/Departamento de Construcción del Cantón de ZúrichUn guantelete del siglo XIV hallado cerca del castillo de Kyburg (Suiza) está mucho mejor conservado que otros artefactos similares encontrados en el país. Foto Martin Bachmann/Departamento de Construcción del Cantón de Zúrich

Según la Arqueología Cantonal de Zúrich, el organismo de expertos contratado por el gobierno local, que anunció el hallazgo en enero, casi todos los guantes encontrados a lo largo de los años eran de época posterior.

Y aunque han aparecido en Suiza algunas piezas del siglo XIV, «ninguna de ellas está ni de lejos tan bien conservada y muestra tantos detalles de diseño y decoración como el guantelete de Kyburg», afirma el grupo.

Especulación

Es probable que el guante lo llevara un soldado o un caballero medieval, pero hasta ahora no está claro quién lo llevaba y con qué propósito.

«Sabemos de lápidas de caballeros del siglo XIV que llevaban guantes similares», dijo Burkhardt.

«En última instancia, sin embargo, no podemos decir si los guantesse hicieron realmente para un caballero o para otra persona que necesitaba equiparse para la guerra».

Pero hay indicios que apuntan al alto estatus de su portador.

«Lo que es seguro es que los guantes se fabricaban con un alto nivel de calidad, y la compra de tales piezas de armadura era correspondientemente cara», dijo Burkhardt.

«Por lo tanto, es probable que los guantes estuvieran destinados a un noble u otra persona de alto rango».

Los dedos del guante se pliegan en cuatro partes para permitir el movimiento; las placas de hierro están superpuestas y unidas con remaches.

El material del interior del guante sería cuero o tejido.

«También llama la atención lo bien conservada que está la pieza», afirma Burkhardt.

«Aparte de una rotura, todos los componentes de hierro de la mano derecha están completamente conservados».

«El hecho de que hayamos encontrado las placas del guante junto con estos otros objetos indica que la pieza de armadura se fabricó en la herrería», dijo Burkhardt.

«También es posible que estuviera en el taller para ser reparada, aunque aún no hemos podido detectar daños evidentes ni huellas de reparación».

El guante se expondrá en el castillo de Kyburg durante tres semanas en septiembre.

«Estamos sólo al principio de la investigación del objeto», dijo Burkhardt.

Incluso cuando se produce un hallazgo tan excepcional, no todas las preguntas históricas tienen respuesta.

Se recurre a conjeturas y a veces a leyendas para rellenar los huecos.

El caballero suizo más famoso de la época fue Heinrich von Winkelried.

Aunque los registros muestran que existió un caballero con ese nombre, la historia de que mató a un dragón él solo con una lanza es, por supuesto, falsa.

Y seguramente el guante hallado recientemente no le perteneció.

c.2024 The New York Times Company



Source link

Scroll al inicio