Harry y Meghan se anotan un nuevo éxito en los juegos Invictus de los lisiados de guerra


Harry y Meghan, duques de Sussex, están en Invictus, la competición para heridos de guerra que el hijo del rey Charles III organizó tras sus dos tours de combate en Afganistán. En la Arena de Dusseldorf, con el apoyo del gobierno alemán, de su ministerio de Defensa, sus militares y la OTAN, Harry ha conseguido mantener viva y creciendo su ONG, a pesar de la crisis entre ellos y la familia real británica.

Al menos 21 países, incluida Ucrania, diez deportes, 1500 participantes y 500 voluntarios concurren cada dos años al torneo. Los tabloides británicos no han sacado de la tapa a los Sussex durante toda la semana. Un protagonismo que produce celos entre otros Royals.

Pero la profunda ruptura del príncipe Harry con su familia está ensombreciendo el apoyo de la Familia Real a los veteranos británicos en los Juegos Invictus, «atrapados en el fuego cruzado real».Los veteranos británicos asisten pero creen que su presencia podría ser más sólida, si no existiera este conflicto.

Un miembro del equipo GB dijo a The Daily Telegraph: «Los atletas lo encuentran extraño pero no quieren quedar atrapados en el fuego cruzado real».

Harry y Meghan, este jueves, en los juegos deportivos para heridos de guerra, en Dusseldorf, Alemania. Foto: AP

El Palacio de Buckingham «parece mezquino por ignorar los Invictus Games», según los veteranos.

Desaire de la familia real británica

Ben McBean, doblemente amputado, que estaba en el mismo vuelo de regreso desde Afganistán que Harry en 2008, y al que se le atribuye haber inspirado al duque a lanzar Invictus, dijo que entendía ambos lados de la «grieta» entre los hermanos. Pero añadió que “deberían haber dejado de lado sus diferencias”.

Le dijo a The Daily Telegraph: ‘Deberían haberles dado un saludo a los muchachos. Es como cuando fuimos a Afganistán: nadie apoyó la guerra pero apoyaron a las tropas. Es lo mismo’.

Es la acusación más grave de los veteranos de guerra y sus lisiados a los Royals, tras la muerte de Isabel II, que los veneraba y honraba cada año.

Harry Windsor, como se lo conoce militarmente, fue despojado de su rol de Capitán como piloto de combate de helicópteros Apache, de su uniforme y su derecho a usar uniformes protocolares por la reina, su padre y su hermano en la cumbre de Sandringham, cuando partió con Meghan a Canadá y Estados Unidos.

Fuentes del palacio dicen que los miembros de la familia real nunca se involucran en los esfuerzos profesionales de otros. No esperarían que el duque de Sussex expresara su apoyo al Premio Earthshot de William, por ejemplo, en su próximo viaje a Estados Unidos.

Apoyo inicial

El tiempo que pasó el duque de Sussex con el ejército en Afganistán lo inspiró a lanzar esta competencia deportiva en 2014.

Pero inicialmente lo apoyó su padre, el actual rey Carlos III, su hermano William, el heredero, y su esposa Kate, hoy príncipes de Gales y con las relaciones rotas con los Sussex. Por entonces eran los Fabulosos 4, emulando a The Beatles. Pero todo implosionó entre ellos.

Harry, Meghan, el rey, su hermano William y la reina Camilla no se dirigen la palabra desde la muerte de la reina Isabel II. Tampoco fueron invitados a conmemorar el primer año de su muerte en el palacio de Balmoral.

Los príncipes William y Harry con sus esposas, el 10 de septiembre de 2022, en el funeral de la reina Isabel II. Foto: AP Los príncipes William y Harry con sus esposas, el 10 de septiembre de 2022, en el funeral de la reina Isabel II. Foto: AP

Hace nueve años, Harry, su padre y su hermano se mantuvieron unidos mientras asistían a la ceremonia de apertura de Invictus y a múltiples eventos de los juegos en Londres. Pero el nuevo rey y su heredero no han tenido ninguna participación desde que Harry conoció a Meghan.

La ya desaparecida fundación de Harry, William, Meghan y Kate consiguió patrocinadores y gastó enormes sumas de dinero para poner en funcionamiento a Invictus. Hoy los tabloides se encargan de reproducir la impopularidad de Meghan y Harry en el reino. Pero ellos no son impopulares entre los veteranos de guerra.

El rey permaneció en Escocia, fue a los Highlands Games y mantuvo su “día de reflexión” en Balmoral cuando Harry estaba en Londres y visitó la tumba de su abuela en el palacio de Windsor como un turista.

No tuvo lugar en su agenda para encontrarse con su hijo, según los cortesanos. Kate, la princesa de Gales, fue a Marsella a ver a Gran Bretaña jugar contra Argentina en el mundial de rugby William decidió hacer sandwiches en Pret a manger. Ninguno estuvo en Invictus o envió un mensaje de solidaridad a los veteranos, que fueron heridos en combate “por la reina y su país”,(“For queen and country”), como es su motto.

La última vez que la familia real asistió a Invictus fue en el 2014.

Invictus ha crecido en tamaño cada año. Pero los veteranos sienten la ausencia de otros miembros de la realeza y especialmente, su apoyo. Todos son lisiados de guerra.

Alegría y reencuentro

El ambiente de Invictus es diferente al que habitualmente participan los Royals. Están las familias y los amigos de los veteranos. Hay abrazos, besos, cariño, mucha escucha y una verdadera competencia en los partidos de rugby, de baloncesto o de tenis entre los diferentes países. Invictus se desarrolla desde el 9 al 16 de septiembre.

Los duques de Sussex animaron ayer a la selección de baloncesto de Estados Unidos en los Juegos. Pero Meghan recién llegó el miércoles para no dejar a Archie y Lilibet, sus hijos, solos tanto tiempo en Montesito, su casa de California.

Meghan Markle, duquesa de Sussex, y el príncipe Harry, entregaron medallas a los deportistas lisiados. Foto: AFPMeghan Markle, duquesa de Sussex, y el príncipe Harry, entregaron medallas a los deportistas lisiados. Foto: AFP

La duquesa de Sussex entregó medallas al equipo ganador de baloncesto en silla de ruedas de EE. UU.

Luego abrazó a una de las estrellas del torneo.

Meghan Markle respaldó a Estados Unidos en los Invictus Games del príncipe Harry y apoyó a Nigeria. El año pasado descubrió que ese es el origen de su familia.

Los juegos de este año en Alemania son los más grandes de su historia e involucran a 22 naciones y más de 500 atletas. Harry ha estado allí desde el principio a fin, uniéndose a los aplausos, bailando entre la multitud y bromeando sobre salir a tomar unas cervezas al final del día.

Reunión con jefes de la OTAN

Harry y Meghan regresaron este jueves a los Juegos Invictus para el sexto día, ya que se reveló que la pareja se reunió con los jefes de la OTAN. Allí estuvo el general Guglielmo Miglietta, comandante de las Fuerzas Conjuntas de la OTAN.

La pareja llegó por la tarde al Merkur Spiel-Arena de Dusseldorf, donde se disputaban voleibol sentado y tenis de mesa. Todos les sonreían.

Los Sussex llegaron de la mano. Meghan vestida con una camisa de seda color bronce y pantalones camel y su marido, con un elegante traje azul marino y una impecable camisa blanca.

Sonrieron y saludaban a los jefes de la OTAN y sus familias. Harry también participó en un debate sobre salud mental organizado por Better Up, la nueva empresa de Silicon Valley, donde es director de impacto.

Luego tenían previsto ver partidos de voleibol en silla de ruedas y luego de ping-pong.

La reunión de la OTAN se produjo días antes de que su hermano William se reúna con las Naciones Unidas en Nueva York la próxima semana para promover su premio Earthshot, de 50 millones de libras esterlinas.

Pero este jueves los duques de Sussex planeaban cenar a solas: festejan los 39 años de Harry y luego celebrarán con amigos.



Source link

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio