hay preocupación y los países de la región demandan una solución pacífica en la disputa entre Venezuela y Guyana


Brasil Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia, Ecuador y Perú instan a Guyana y Venezuela «al diálogo» y la búsqueda de una «solución pacífica», mientras crece la tensión entre la ex colonia británica y Caracas que este viernes avanzaba en las labores administrativas para anexionarse el Esequibo, una zona en disputa rica en petróleo.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, también llamó la atención. «Lo que no queremos es una guerra en América del Sur, no necesitamos un conflicto», dijo.

Nicolás Maduro en un acto de gobierno, en Caracas (Venezuela). Foto: EFE

En el marco de la cumbre del Mercosur que se celebra en Rio de Janeiro, Lula propuso la mediación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la disputa y pidió a sus pares de Argentina, Uruguay y Paraguay acordar una declaración conjunta.

Brasil reforzó su presencia militar en sus fronteras con Guyana y Venezuela. Y Estados Unidos anunció ejercicios militares en la ex colonia británica, en señal de apoyo.

La embajada estadounidense en Guyana informó de que «en colaboración con la Fuerza de Defensa de Guyana, el Comando Sur de los Estados Unidos llevará a cabo operaciones de vuelo dentro de Guyana el 7 de diciembre».

Qué dicen Venezuela y Guyana sobre el Esequibo

Venezuela sostiene que el Esequibo forma parte de su territorio, como en 1777, cuando era colonia de España. Apela al acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 antes de la independencia de Guyana del Reino Unido, que sentaba bases para una solución negociada y anulaba el laudo de 1899.

Guyana defiende ese laudo y pide que sea ratificado por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuya jurisdicción es desconocida por Caracas.

El presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, muestra un mapa de Venezuela con la adhesión del Esequibo. Foto: EFEEl presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, muestra un mapa de Venezuela con la adhesión del Esequibo. Foto: EFE

La disputa sin embargo no causó problemas entre ambos países ni para el resto de la región hasta 2015, cuando se descubrió un gigantesco yacimiento de petróleo -considerado la segunda mayor reserva mundial- en una zona del océano Atlántico correspondiente al área en cuestión.

A solicitud de Guyana, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tenía previsto reunirse este viernes a puertas cerradas para abordar el conflicto territorial, según la agenda oficial.

Condena de la OEA

La Secretaría General de la OEA, encabezada por Luis Almagro, tildó este jueves de «ilegal e ilegítimo» el referendo sobre el Esequibo convocado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El referendo fue celebrado el domingo con una participación ciudadana cercana a nula. Aún así, el régimen de Maduro dijo que la participación había sido exitosa, que un 95% había votado a favor de anexionar la región en disputa, y que la consulta tenía caracter de vinculante, aunque no lo tenía antes de convocarse.

Al convertirla en vinculante, Maduro envío al Congreso una extensa ley con 9 puntos para anexionar el territorio como una provincia más de Venezuela y convocar a licitaciones para su explotación. Guyana convocó al Comando Sur de Estados Unidos.

Una preocupación para la seguridad regional

La oficina de Almagro denunció en un comunicado la «postura agresiva» del Gobierno venezolano frente a Guayana y aseguró que las crecientes tensiones entre ambos países suponen una «preocupación para la seguridad regional» y amenazan la «estabilidad y soberanía territorial» en el continente.

El referendo supone «una vez más» un uso «antidemocrático de procesos democráticos» por parte de Maduro, señaló el comunicado.

«Las recientes acciones tomadas por el Régimen en Venezuela no sólo ponen en peligro el desarrollo y la estabilidad de Guyana, sino que también plantean un riesgo más amplio para la seguridad de América Latina y el Caribe», denunció el liderazgo de la OEA.

A su vez, Almagro pidió al Consejo Permanente del organismo convocar una reunión extraordinaria para «discutir posibles medidas para mitigar» las tensiones entre los dos países suramericanos.

El gobierno venezolano, que presentó una solicitud formal para salirse de la OEA en 2017, no tiene representación en el organización.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, rechazó estos ejercicios militares norteamericanos en la región.

«Esta infeliz provocación de Estados Unidos a favor de los pretorianos de la ExxonMobil en Guyana es otro paso en la dirección incorrecta. Advertimos que no nos desviarán de nuestras futuras acciones por la recuperación del Esequibo ¡No se equivoquen!», escribió Padrino en la red social X.

Caracas había acusado el miércoles al presidente de Guyana, Irfaan Ali, de dar «luz verde» a bases militares estadounidenses en el Esequibo.

La Casa Blanca, no obstante, señaló que se opone a la «violencia» en la pugna territorial. «Obviamente no queremos que se produzca violencia ni conflicto» entre las partes, declaró a periodistas el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, habló en la víspera con Ali para «reafirmar el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a la soberanía de Guyana», señaló el Departamento de Estado.

Accidente de helicóptero

En medio de la escalada, cinco militares murieron y dos sobrevivieron en un accidente de un helicóptero del ejército guyanés que perdió contacto el miércoles en el Esequibo, informó la fuerza de defensa de Guyana.

El jefe de las Fuerzas Armadas guyanesa, Omar Khan, dijo a la AFP que no hay datos que «sugieran» que Venezuela haya tenido algo que ver. El ejército investigará el accidente que ocurrió en medio de «mal clima».

Con información de agencias y RFI



Source link

Scroll al inicio