hits, rarezas y temas de Sumo con Pettinato para celebrar con emoción sus 35 años de carrera


Poco más de medio año después de llenar Obras, el grupo Las Pelotas se dio el gusto de tocar por primera vez en el estadio Movistar Arena, que se atiborró con 15 mil fans dispuestos a ver en vivo a su querida banda.

Con el pretexto de celebrar sus «casi» 35 años de carrera (el aniversario exacto será en noviembre), el grupo liderado por el guitarrista y cantante Germán Daffunchio recorrió su amplia discografía, tocando muchos de sus grandes hits pero también algunas rarezas, un set acústico y un gran final con dos temas de Sumo junto a Piti Fernández (Las Pastillas del Abuelo) y Roberto Pettinato, saxofonista del legendario conjunto que armó Luca Prodan a comienzos de los años ’80.




Las Pelotas en vivo en Movistar Arena,. Foto: Martín Bonetto.

Un marco espectacular

El inmenso estadio de Villa Crespo dio un marco espectacular al recital, con grandes pantallas de video y una iluminación que cubría el escenario de colores plenos o disparaba largos haces de luz desde lo alto de la sala.

Para arrancar, Las Pelotas eligió Víctimas del cielo, con su letras de invitación al diálogo sincero («Habla, dime cómo estás y qué hay en tu alma»), pero enseguida sacó su perfil más crítico de la realidad y arremetió con la base monolítica y poderosa de Basta, que hizo saltar a todo el público del campo sin butacas y puso de pie a toda la platea y pullman.

Germán Daffunchio, líder, cantante y guitarrista de Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.


Germán Daffunchio, líder, cantante y guitarrista de Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.

Resulta notable (y frustrante) que pasan los años y los motivos de protesta siguen vigentes, desde la hiperinflación del ’89 a la crisis del 2001 y el panorama actual. Porque Las Pelotas siempre se distinguió no solo por sus grandes canciones y letras introspectivas, sino también su furia y escepticismo contra las promesas huecas. En la noche del viernes, a dos días de las PASO, Daffunchio no pudo evitar algunas ironías y alusiones solapadas.

Siguieron Qué podés dar (más melódico pero bien rockero), Tormenta en Júpiter (con gran estribillo), Al final qué somos y un viaje a sus inicios con Corderos en la noche y un gran solo de Tomás Sussman.

La amplia formación actual incluye a Gaspar Daffunchio en guitarra, Gabriela Martínez en bajo, Gustavo Jove en batería, Sebastián Schachtel en teclados y Alejandro Gómez Ferrero en teclados, trompeta y trombón. Varios de ellos además suman coros que tienen más presencia que en los discos y quedan muy bien.

Gabriela Martínez, bajo y coros en Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.


Gabriela Martínez, bajo y coros en Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.

Precedida por la pregunta «¿Escucharon el tema nuevo?», Germán cantó su último single, Es Clara, de tono más calmo, cadencioso y con trompeta. Ya cómodo en su rol de crooner sin guitarra colgada, luego se lució en Siempre estará y el himno Personalmente, con su explícita frase «Personalmente creo que todo esto es una locura») y buen solo de Schachtel.

De buen humor y visiblemente feliz con la buena energía de la gente, Daffunchio se metió entre el público para cantar Cerca de las nubes. Volvió al escenario para Ya lo sabes (otro temazo, con Alejandro al frente con trompeta y pandereta), e invitó a Claudia Canga para hacer coros en su mayor hit: Será., donde el cantante exclamó «¡Qué lindo ver saltar a todos!».

Más hits

El segundo tramo del show arrancó con una ovacionada Gabriela cantando Menos mal a solas con el tecladista. Volvió Daffunchio y dijo: «Hay temas que en los festivales no podemos tocar y a los lugares chicos ustedes no vienen. Entonces vamos con esto», dando pie a Más que un deseo, con aire folklórico y sentados casi en formato unplugged.

Sebastián Schachtel, teclados, acordeón y coros en Las Pelotas. Foto. Martín Bonetto.


Sebastián Schachtel, teclados, acordeón y coros en Las Pelotas. Foto. Martín Bonetto.

Tras La marmota y el contagioso reggae de Saltando, llegó Solito vas, con la fuerte presencia del trombón y un collage de las caras de los candidatos a las elecciones en la pantalla gigante, mientras todos cantaban: «Que caras más sonrientes hay en el cartel, ríen de todas las cosas que nos van a hacer. Volvete globo que nunca se irán, esto es así, siempre fue igual».

La seguidilla de hits continuó con Que estés sonriendo y Si supieras, coreado a los gritos por todo el estadio.

Esperando un milagro

Ya promediando el concierto, Germán invitó a un amigo llamado Gabriel (Dahbar) para hacer varios temas con fuerte impronta Sokol, como el recordado Veoyover, Escondido bajo el brazo (con el insólito estribillo de «Soy un pato») y Hasta el fondo del río, nuevamente con Daffunchio entre la gente. 

La banda en pleno: Las Pelotas en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.


La banda en pleno: Las Pelotas en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.

Siempre cómplice con su público, dijo «Cualquier parecido con la realidad es pura casualidad» y largó Chupa chupa, que describió como «un tema de los años ’90», confesando abiertamente que «Ustedes son la razón de nuestra vida, aparte del amor».

La lista continuó con Siéntate y espera, Muchos mitos (cantado a medias con Gaby y Gabriel), Día feliz y el primer anuncio del inminente final. Aún así llegó una rareza como Peces y el inoxidable Esperando el milagro, advirtiendo «No es nuestra misión cantar temas optimistas» y nuevamente confesando su emoción: «Ha sido un placer tocar para todos, hermoso lugar, hermosa noche, que se repita y sigamos todos esperando un milagro».

Los bises

Promediando dos horas de show, la banda volvió al escenario para improvisar El día después ante la inesperada ausencia de Gabriela («Se perdió en camarines») y golpear con Como se curan las heridas y el clásico Bombachitas rosas.

Se fueron y al rato regresaron con el acordeón de Para con la papa y el tan esperado Capitán América, presentado con la frase «¡Argentina tiene que dejar de ser una colonia y ser un perfume!».

Hubo otra pausa y enseguida llegaron Escaleras y el acelerado La clave del éxito.

Germán Daffunchio en pleno show de Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.


Germán Daffunchio en pleno show de Las Pelotas. Foto: Martín Bonetto.

El final a todo Sumo​

Siendo ya las 23.40 llegó la sorpresa de la noche: arrancó el ritmo de Debedé y aparecieron Piti Fernández para cantar y Roberto Pettinato para sumar su característico saxo. La euforia era absoluta, y lo coronaron con No tan distintos, despidiéndose casi a medianoche con un sentido «¡Muchas gracias, viva la música!».

MFB

Mirá también



Source link

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio