Joe Biden consiguió una amplia victoria en las primarias demócratas de Carolina del Sur


Joe Biden logró este sábado una contundente victoria en las primarias demócratas de Carolina del Sur, en una cita que marcó el inicio de la contienda del partido para las elecciones de noviembre y que es particularmente importante para evaluar el nivel de entusiasmo de la comunidad afroamericana.

Con la mitad de las papeletas escrutadas, Biden se hizo con la victoria en Carolina del Sur, obteniendo un 96,4 por ciento del voto y dejando muy por debajo a sus dos principales rivales: la autora de libros de autoayuda Marianne Williamson (2 %) y el congresista de Minnesota Dean Phillips (1,6 %).

Con estos resultados, Biden se llevaría los 55 delegados que asigna Carolina del Sur, aunque igualmente sería una cifra pequeña comparada con los casi 2.000 delegados que necesita para proclamarse oficialmente como el candidato demócrata de cara a las elecciones de noviembre, donde podría volver a enfrentarse al expresidente Donald Trump (2017-2021), favorito para ser el candidato republicano.

“En 2020, fueron los votantes de Carolina del Sur quienes demostraron que los expertos estaban equivocados, dieron nueva vida a nuestra campaña y nos encaminaron hacia ganar la presidencia”, dijo Biden en un comunicado.

Además, indicó: “Ahora, en 2024, el pueblo de Carolina del Sur ha vuelto a hablar y no tengo ninguna duda de que nos han puesto en el camino para ganar nuevamente la presidencia y hacer que Donald Trump pierda otra vez”.

Una persona emite su voto en las elecciones primarias presidenciales del Partido Democrático en un centro de West Columbia, Carolina del Sur. Foto: Allison Joyce / AFP

Carolina del Sur, donde Biden ha mantenido durante mucho tiempo relaciones profundas con partidarios y donantes, también jugó un papel fundamental en su campaña de 2020, donde una gran victoria ayudó a reactivar un esfuerzo debilitado en otros estados con votación anticipada y lo impulsó a la nominación.

Tanto el actual mandatario estadounidense como la vicepresidenta, Kamala Harris, han agradecido constantemente a los demócratas del estado por su apoyo. Hace una semana, Biden dijo a los asistentes a una recaudación de fondos del partido estatal que ellos eran “la razón” por la que es presidente.

A pesar de la inversión del Partido Demócrata en Carolina del Sur, este estado no está en juego en las elecciones de noviembre, ya que se considera un bastión conservador que no ha votado por el candidato presidencial demócrata desde 1976, con Jimmy Carter (1977-1981).

La del estado ubicado al sudeste del país norteamericano fue la primera cita de la contienda demócrata porque el año pasado, por iniciativa de Biden, el partido cambió el calendario de las primarias, arrebatando a Iowa y Nuevo Hampshire los primeros puestos que habían ocupado desde 1972, y concediéndole ese honor al estado sureño.

Esa modificación tenía dos objetivos: reafirmar la lealtad de Biden al estado que revivió su candidatura en 2020 tras malos resultados en Iowa y Nuevo Hampshire, así como incluir en el proceso de primarias voces más diversas, como las de la comunidad afroamericana, clave en Carolina del Sur, y la hispana, que será la protagonista en las primarias de Nevada el martes.

Las primarias republicanas, donde Trump competirá contra la exembajadora de Estados Unidos ante la ONU y exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, están programadas para el 24 de febrero.

Con información de EFE y AP.



Source link

Scroll al inicio