«Lo que hizo el chico está muy mal»



Juan Román Riquelme, en una de sus primeras apariciones mediáticas como presidente de Boca, apuntó este viernes con dureza contra el juvenil Valentín Barco, quien las últimas semanas hizo uso de la cláusula de rescisión de 10 millones de dólares para abandonar las filas del club que lo formó y sumarse a las filas de Brighton & Hove Albion, de la Premier League de Inglaterra.

«A mi me tocó ser futbolista y no sé si me fue bien o no o mejor que él. A mí me vinieron a buscar muchos equipos, pero yo dije que no. La decisión es del jugador. El representante te quiere convencer y luego la familia también, pero el que firma el papel es el jugador. Lo que hizo para mí está muy mal«, disparó Riquelme para romper el hielo en una entrevista hasta entonces monocorde con ESPN.

Y no se quedó allí. Entre comentarios irónicos, el flamante mandamás del Xeneize también lanzó cuestionamientos contra el representante del futbolista, Adrián Ruocco, y también contra el accionar de los directivos del Brighton.

«Lo que hace el club de Europa también está muy mal. Pero la decisión siempre la toma el jugador», se quejó Riquelme, visiblemente ofuscado por la forma en que se manejaron Barco y su apoderado, quien es un viejo conocido en Boca por su vínculo con Carlos Tevez.

En esa línea, el dirigente ídolo dio detalles sobre cómo habían sido las negociaciones para estirar el contrato del jugador, que vencía en diciembre de 2024. «Nosotros le ofrecimos renovar por cuatro años y el representante dijo por un año. Nosotros hicimos las cosas normal. Le ofrecimos un contrato largo para que siga creciendo. Y a los días apareció con el papel para rescindir. Y el que lo firma es el jugador», reiteró

Y apuntó también contra el periodismo. «Hace un año hablaban de por qué Barco era suplente en Reserva, yo nunca vi algo igual. De otros clubes a veces no se habla ni del equipo de Primera, acá se hablaba del 3 de la Reserva que era suplente«.

Al ser consultado sobre las condiciones de Barco, Riquelme eligió ser mucho más cauto en comparación con los habituales elogios que recibe el jugador por parte de la prensa. «Dije que era un jugador con mucha técnica y que no sabíamos de qué jugaba, si era lateral o volante. Técnicamente es muy bueno, pero tiene mucho por crecer. Espero que tenga una buena carrera», sostuvo.

A su vez, atrapado en la problemática del éxodo cada vez más prematuro entre los juveniles, Riquelme cuestionó la utilidad de las cláusulas de rescisión al marcar las diferencia entre el poderío económico de los clubes del primer mundo y los de la Argentina.

«Lo normal es, como hacen en Europa, ponerle una clausula al jugador de 50 millones y que el chico de la Quinta División gane cinco millones. A vos te pueden venir a buscar siempre, pero la decisión es del jugador. Tenés que tener la personalidad de decir ‘esta decisión es mía’«, reflexionó, otra vez con Barco en el blanco de sus declaraciones con forma de dardos.

Y adelantó un plan para no volver a padecer una situación similar a la que vivió con Barco: «Nosotros vamos a tomar la decisión de que ningún chico tenga cláusula. Sin cláusula, vos ponés el precio como club. Es la solución más fácil para mí. Para nosotros es muy importante renovarle a cada uno de los jugadores que tenemos. Hay representantes que se portan bien. Boca no es mi negocio. Es el club de mi vida».

El Boca que viene, según Riquelme

Ya atrás el Barco Gate, Riquelme dio a entender que el marcador lateral izquierdo Lautaro Blanco está muy cerca de llegar proveniente de Elche y no ahorró elogios para el defensor Aaron Anselmino: «Va a ser jugador de Selección. Con el crecimiento que va teniendo, con las ganas de aprender que tiene, la cabeza que tiene… Parece más grande. Va en camino a ser un grandísimo jugador. Le va competir a nuestro centrales».

Se mostró además muy entusiasmado con el regreso de Luca Langoni y con lo que mostró durante la pretemporada. «Pasa a ser un refuerzo muy importante después del año que tuvo con las lesiones», señaló.

Y también respondió sobre la actualidad de Edinson Cavani y Darío Benedetto, los dos delanteros más experimentados del plantel. «Se los ve bien, hicieron una buena pretemporada. Pero a Cavani le falta un poco de fútbol todavía, estuvo lesionado a fin de año».

No esquivó hablar sobre Carlos Palacios, el delantero chileno que sonó fuerte en las últimas horas para calzarse la azul y oro. «Para nosotros es un buen futbolista. Juega bien y es técnicamente bueno. A nosotros nos gustan los jugadores que juegan bien. Este chico en la Libertadores, cuando fuimos a Chile, nos complicó. Técnicamente parece muy bueno, pero nuestra prioridad es renovarle a varios jugadores que ya tenemos», advirtió. Y también le tiró un mensaje a Lucas Zelarayan: «A mí me gusta pero no le podemos pagar», soltó sobre el habilidoso mediocampista del Al Fateh, de la liga de Arabia Saudita.

Obviamente, Riquelme hizo un rápido balance sobre los primeros días de Diego Martínez como entrenador de Boca, a horas de su debut oficial, este sábado, contra Platense, en Vicente López.

«A Martínez se lo ve bien, contento, con muchas ganas e ilusionado. Su idea de jugar y representar a sus equipos nos puede servir por los jugadores que tenemos. El trabajo más duro que teníamos era mantener el mismo plantel que llegó a la final de la Copa Libertadores 2023. Estamos ilusionados de que puede ser una gran temporada», sostuvo.

Y cerró con una particular elección acerca de los objetivos que se había planteado para este 2024. «Si me das a elegir entre quedar afuera de la próxima Copa Libertadores o jugar la final de la presente edición, elijo jugar la final. Después se ve si se gana o no, pero prefiero jugar la final y quedar fuera de la próxima edición», respondió al ser consultado sobre la no clasificación al máximo torneo continental.



Source link

Scroll al inicio