«Nos gustaría que todos los jóvenes que quieran retornar vengan»


Galicia se enfrenta, el próximo domingo, a unas elecciones novedosas, inciertas y que podrían generar un cambio histórico en la política regional, donde el Partido Popular gobierna desde hace décadas.

Sin la figura “caudillo” de Alberto Núñez Feijóo, que luego de cuatro mandatos obtenidos con mayoría absoluta dejó el gobierno de la Xunta en 2022 para pasar a ser el presidente del partido desde Madrid, el dominio del PP -que gobernó Galicia durante 38 de los 43 años que tiene la autonomía- tambalea, según algunas encuestas.

Los últimos duelos a nivel nacional por la amnistía a los independentistas catalanes entre el PP, el principal partido de la oposición, y el PSOE del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, son una lija de desgaste parejo que, en el caso de Núñez Feijóo, provoca una onda expansiva que llega hasta sus tierras.

El líder del PP lleva días recorriendo Galicia y sumando su rostro a una campaña electoral en la que se juega su futuro político.

Alberto Nuñez Feijóo, el líder del PP lleva días recorriendo Galicia. Foto: EFE/ archivo

Hay proyecciones que dan un crecimiento considerable al Bloque Nacionalista Gallego (BNG) que, en alianza con otras fuerzas de izquierda -como el PSOE o Sumar- podría acariciar el sueño de formar gobierno.

Este lunes se conoció la última encuesta del Centro de Estudios Sociológicos. Según este sondeo, el PP obtendría entre 34 y 38 bancas y el BNG, entre 24 y 31. El PSOE, que en las últimas elecciones sentó 14 diputados en el Parlamento gallego, esta vez conseguiría entre 9 y 14.

Gallegos en Argentina: cómo votar

A la hora de pensar en quiénes pueden votar en Galicia, la autonomía cuenta con una curiosidad: es la región española con la mayor cantidad de votantes en el exterior.

Alrededor del 20 por ciento de los casi 2.700.000 gallegos que están convocados a las urnas el 18 de febrero vive fuera de España.

Por eso es tan importante el voto en el exterior, que podría inclinar la balanza de un resultado que, esta vez, se postula ajustadísimo y en los márgenes de aquella tradicional mayoría absoluta del voto conservador.

Argentina, con los emigrados y sus descendientes, concentra la colectividad gallega más nutrida en el extranjero.

Argentina, con los emigrados y sus descendientes, concentra la colectividad gallega más nutrida en el extranjero.

Un tercio de los gallegos inscriptos en el Censo de Residentes Ausentes está en nuestro país. Y es ya conocido el chiste: a Buenos Aires se la considera la quinta provincia gallega, junto a La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra.

Es la primera vez, además, que los gallegos que viven fuera de las fronteras españolas podrán votar sin tener que solicitar hacerlo -lo que antes se conocía como “voto rogado”-. Las boletas les llegaron a sus casas y hay dos posibilidades para elegir a sus candidatos: por correo -hasta el martes 13 de febrero- o personalmente en los consulados -hasta el jueves 15-.

La mujer que quiere presidir la Xunta

El Parlamento autonómico está integrado por 75 bancas de las cuales el PP obtuvo 42 en las últimas elecciones de 2020. Es decir, cuatro diputados más de los 38 que indican la mayoría absoluta que implica la mitad más uno de los escaños que integran la Cámara.

En estas elecciones, por primera vez, una mujer tiene chances de llegar a la Xunta.

En estas elecciones, por primera vez, una mujer tiene chances de llegar a la Xunta.: Ana Belén Pontón Mondelo. Foto: Gentileza/BNGEn estas elecciones, por primera vez, una mujer tiene chances de llegar a la Xunta.: Ana Belén Pontón Mondelo. Foto: Gentileza/BNG

Se llama Ana Pontón, nació en 1977 en una aldea rural de la provincia de Lugo y adora leer a Rosalía de Castro.

Su papá trabajaba en una fábrica de cemento y ella estudió Ciencias Políticas, con una beca, en Santiago de Compostela.

Antes de cumplir los 30 ya era diputada y lidera el BNG desde 2016.

Con ella al frente, su partido pasó de contar con 6 diputados en el Parlamento autonómico a 19 en las elecciones de 2020.

“En estas elecciones se decide si va a haber un presidente del PP o una presidenta del BNG”, dice Ana Pontón en una charla exclusiva con Clarín.

“Animo a que hagamos historia para que, 43 años después, tengamos por primera vez a una presidenta, que va a trabajar para reforzar los lazos de comunicación y reconocimiento a toda la comunidad gallega que tenemos en el exterior”, insistirá Pontón.

“Tenemos una deuda con ellos y ellas. Una parte de Galicia está en la emigración. Eso también nos hace más universales y necesitamos reforzar ese reconocimiento y esos lazos que nos permitan que ese sentimiento de ‘galleguidad’ perviva y que todos los que quieran puedan volver.

-¿Cuáles son las propuestas para esos gallegos que están en otros países?

-Primero, recuperar la memoria que tenemos. Tenemos que poner en valor toda esa aportación que han hecho en toda Argentina. La única vez que pude visitar Buenos Aires estuve en el Centro Gallego, ese espacio tan importante de nuestra colectividad, que se eliminó. Sería necesario recuperar esa memoria. Y tenemos que incrementar las medidas que permitan que la gente que pueda retornar tenga la seguridad de que aquí queremos contar con ellos. Y a la inversa. Que se pueda estudiar en nuestras escuelas qué significó la emigración y cuál ha sido su aporte al desarrollo de Galicia.

-Galicia, como toda España, padece problemas demográficos. Si usted es presidenta, ¿piensa atraer a los jóvenes descendientes de gallegos?

-El retorno es una parte importante de lo que necesita Galicia. Tenemos una crisis demográfica que cada vez es mayor. En una población de menos de dos millones de habitantes han desaparecido cien mil personas en los últimos 15 años. Vamos a apostar a que esa comunidad de la emigración sepa que en Galicia tiene una tierra de acogida. Nos gustaría que todos los jóvenes que quieran retornar a Galicia vengan. Aquí van a tener facilidades a la hora de poder estudiar, homologar sus títulos, acompañar el acceso a la vivienda o que puedan constituir empresas aquí.

-¿Qué cambió en Galicia para que se abra la posibilidad que una mujer y el BNG gobiernen la Xunta?

-La sociedad gallega se ha dado cuenta de que el Partido Popular está dejando un país peor, en el que tenemos una sanidad que al día de hoy hay listas de espera para poder ir al médico de cabecera. Tenemos 11 mil niños y niñas sin pediatra, hemos perdido industria. No se han atendido las necesidades de las personas mayores. Sigue emigrando una cantidad importante de gente joven. Estamos hablando de que en estos 15 años han cogido las maletas 200 mil menores de 30 años. Por lo tanto, la sensación que tenemos es que hay un fin de ciclo del Partido Popular. Las encuestas nos dicen que la mayoría de la gente quiere cambio. Y ahí la emigración puede jugar un papel clave para empujar a este cambio que va a ser fundamental para el futuro de Galicia.

-En elecciones anteriores, el voto de los gallegos argentinos ha beneficiado al PP. ¿Por qué alguien que no vive en Galicia votaría a BNG?

-Sé que hay mucha gente que son descendientes, nietos o bisnietos de gallegos y gallegas, pero que sienten un vínculo con nuestro país. Que más allá de que su vida se haya desarrollado en Argentina, es apegada a esa “galleguidad” que está en su corazón. Y es desde ahí desde donde quiero hablar. Porque desde Argentina también se puede empujar para que en Galicia haya un cambio a favor de la gente, en defensa de la educación y de la sanidad, de un futuro mejor para los jóvenes, del feminismo.

-España vive un momento en el que el debate territorial y los nacionalismo están muy instalados en el día a día. ¿Es una coyuntura que favorece al BNG?

-Nosotros no estamos pensando en qué pasa en el Estado. Estamos pensando en qué pasa en Galicia. De hecho el Partido Popular, en esta campaña, está intentando ocultar su gestión debajo de esos debates de ámbito estatal. Nosotros nos estamos centrando es en hablar de Galicia, de la vida de los gallegos, en denunciar cómo nos están destrozando la sanidad pública, cómo cada vez hay menos oportunidades para los jóvenes. Cómo se ha incrementado el precio de la vivienda. Lo que estamos en poniendo el foco es en Galicia. Vemos en las encuestas que en estas elecciones no se repite lo que se vota en unas elecciones generales. En estas elecciones hay un clave gallega.

-El hecho de que sean un partido nacionalista, ¿son una opción independentista?

-Nosotros somos una organización nacionalista que defiende que cuánto más poder de decisión tenga el pueblo gallego en sus manos, mejor. Lo que creemos es que estamos en un momento en el que la estructura del Estado y el debate sobre el modelo territorial está abierto y que la vía por la que hay que apostar es el reconocimiento de la plurinacionalidad, la pluriculturalidad y el plurilingüismo, que es algo que existe. Tenemos nuestra lengua, nuestra cultura. No somos más que nadie pero tampoco queremos ser menos.

-¿Pedir más autogobierno es querer ser una república independiente como Cataluña?

-Creo que pedir más autogobierno, en el caso concreto de Galicia, es que se desarrolle el actual estatuto. Tenemos más de 35 competencias pendientes de transferir y queremos abrir un debate sobre cómo esta plurinacionalidad se reconoce en el Estado. Creo que ahí Galicia tiene que estar con una voz propia. Ni copiamos ni imitamos lo que hacen vascos ni catalanes.

-El debate actual en torno de la ley de amnistía, ¿favorece o entorpece las propuestas de partidos nacionalistas como el gallego?

-Creo que en Galicia ése no es un elemento que esté influyendo en la campaña. El PP está viendo cómo ese diseño en el que trata de esconder el fracaso de su gestión detrás de debates como el de la amnistía no está funcionando porque los gallegos y gallegas saben que quien les corta la sanidad pública no es la ley de amnistía sino el PP; quien ha cerrado más de 150 escuelas en nuestro país no es la ley de amnistía, es el PP; quien ha hecho que emigraran 200 mil jóvenes no es la ley de amnistía, es el PP.

-Sumar, el partido de la vicepresidenta Yolanda Díaz, cree que va a ser la llave para un posible gobierno de izquierdas en Galicia. ¿Usted se ve en ese escenario?

-Los gobiernos los decide la ciudadanía con su voto. El próximo 18 de febrero quienes tiene que hablar son los gallegos y las gallegas. No tiene mucho sentido hablar de pacto. Sí creo en la cultura del diálogo, del acuerdo, de la capacidad de entenderse entre fuerzas políticas que son distintas.

-El BNG, que apoyó la reelección de Pedro Sánchez, tiene una banca en el Congreso de los Diputados. ¿Qué pidió su partido a cambio de apoyar la investidura de Sánchez?

-Tenemos un acuerdo de investidura que refuerza la solución a problemas que dependen del Estado y que en Galicia, hasta el momento, no se habían abordado. Tenemos el compromiso que se van a poner en marcha servicios de proximidad de ferrocarriles, que es clave para algunas de nuestras ciudades. Hemos conseguido que se rebaje el peaje en las autopistas nacionales en nuestras provincias para los gallegos y las gallegas y hemos avanzado en otros ámbitos de infraestructura y políticas sociales. Es un acuerdo de investidura y no de legislatura y eso nos va a dejar las manos libres a lo largo de todo este mandato. Vamos a seguir negociando para mejorar la vida de los gallegos y de las gallegas y para avanzar en derechos y en libertades.

-¿Por qué Galicia se convirtió en un engranaje fundamental en el tablero político español? Núñez Feijóo y Yolanda Díaz marcan presencia en el territorio y hacen campaña con sus candidatos. Ambos son gallegos pero ¿en estas elecciones autonómicas se ponen en juego los liderazgos a nivel nacional?

-En el Estado español vemos un fenómeno: la política madrileña quiere convertirse en el centro de todo. Y lo está intentando en estas elecciones. Quieren trasladarnos aquí las batallas de Madrid que nada nos interesan y que nada nos solucionan. Estas elecciones van de la vida de los gallegos y las gallegas y no son ni la reválida de Pedro Sánchez ni tampoco el premio consuelo de Feijóo.



Source link

Scroll al inicio