Ochos países se reúnen en Brasil para salvar la Amazonía, el pulmón del planeta


La cumbre de países de la Amazonía se inicia este martes en la ciudad brasileña de Belén, en medio de una gran expectativa por acuerdos concretos que permitan poner freno a la destrucción de la mayor selva tropical del planeta.

Encabezados por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, los ocho países de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) discutirán estrategias contra la deforestación, el crimen organizado y de desarrollo sustentable de esta vasta región, que alberga alrededor del 10% de la biodiversidad del planeta.

«Tenemos que preservar (la Amazonía) no como un santuario, sino como una fuente de aprendizaje para la ciencia del mundo entero, para hallar una forma de preservar ganando dinero, para que el pueblo que vive aquí pueda vivir dignamente», dijo Lula durante un acto oficial en Santarém, otra ciudad amazónica en Pará, la víspera de la cumbre.

Lula recibirá este martes y miércoles a sus pares de Bolivia, Colombia, Guyana, Perú y Venezuela (Nicolás Maduro será representado por la vide Delcy Rodríguez), mientras que Ecuador y Surinam están representados por ministros.

Los países amazónicos están determinados a «no permitir que la Amazonía llegue a su punto de no retorno«, dijo la titular de Medio Ambiente de Brasil, Marina Silva, durante un encuentro de ministros previo a la cumbre.

El pulmón del planeta

Considerada durante años el pulmón del planeta, la Amazonía se encamina según los científicos a un punto de no retorno, a partir del cual pasará a emitir más carbono del que absorbe, agravando el calentamiento global.

Los acuerdos estarán plasmados en la «Declaración de Belén», que será adoptada al final de la primera jornada.

La declaración, que viene siendo negociada por los ocho países en el último mes, dará «instrucciones» para que los gobiernos implementen «nuevas metas y nuevas tareas», explicó el canciller del país anfitrión, Mauro Vieira.

Las banderas de los ocho países amazónicos, en la sede donde se reunirá la cumbre en Belén. Foto: AP


Las banderas de los ocho países amazónicos, en la sede donde se reunirá la cumbre en Belén. Foto: AP

Erradicar la deforestación

Uno de los principales retos será lograr metas comunes para erradicar la deforestación, motivada especialmente para destinar la tierra a la pastura del ganado, pero que también es alimentada por la minería ilegal, el tráfico de madera, de armas y drogas.

Organizaciones de la sociedad civil han presionado para que los demás países adhieran al compromiso brasileño de erradicar la deforestación para 2030, aunque en los últimos días los ministros anfitriones han dado pistas de que esto puede tomar más tiempo.

«Cada país tiene su dinámica, no trabajamos con imposición de pensamiento, es un proceso de consenso progresivo», aseguró Marina Silva este lunes.

"Paren de matarnos", reza un cartel que muestra un IndÍgena en Belén. Foto: AP


«Paren de matarnos», reza un cartel que muestra un IndÍgena en Belén. Foto: AP

La ministra de Medio Ambiente de Colombia, por su parte, llamó a incluir en la declaración la meta de preservar «el 80% de la Amazonía al 2025», una propuesta defendida por organizaciones indígenas.

Petro: petróleo cero

La defensa del presidente colombiano Gustavo Petro de una economía amazónica sin petróleo también choca con la realidad de países productores como Venezuela o Brasil, que inclusive tiene en la mira una nueva y polémica frontera exploratoria frente al delta del río Amazonas.

«Tenemos dos presidentes que llegan con compromisos fuertes: el de Colombia hablando de petróleo cero, y Lula hablando de deforestación cero», dijo Marina Silva.

En vísperas de la cumbre, Brasil adelantó medidas de cooperación entre los países amazónicos, como la creación de un panel científico inspirado en el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas y de un Centro de Cooperación Policial Internacional, con sede en Manaus (Amazonas).

El encuentro de este martes es visto como un ensayo para la conferencia mundial COP30 contra el calentamiento global, que reunirá a la comunidad internacional en 2025 en esa ciudad.

Toma aérea de la Amazonía, la selva más grande del mundo. Foto: AP


Toma aérea de la Amazonía, la selva más grande del mundo. Foto: AP

Y también como una prueba de liderazgo de Brasil y la región en materia climática.

La cumbre «debería producir resultados concretos si es que la región es seria al colocarse como líder de la acción climática», afirmó el grupo activista Avaaz.

«Conservar los ecosistemas de la Amazonía, respetar los derechos de los pueblos indígenas (…) y determinar prioridades para un desarrollo sostenible inclusivo es lo que el planeta necesita para dar un paso sólido hacia un futuro viable», añadió la organización.

Amanece sobre el río Guama, en Belén. Foto: AP


Amanece sobre el río Guama, en Belén. Foto: AP

El miércoles, los mandatarios de la OTCA se reunirán con representantes del Congo, la República Democrática del Congo (RDC) e Indonesia, países que también albergan en sus territorios bosques tropicales, así como otros invitados como Francia, Noruega y Alemania.

Brasil reafirmó que cuidar la Amazonía debe ser una tarea planetaria.

«Aunque consigamos reducir la deforestación en 100%, si el mundo no para con las emisiones (de gases) por combustibles fósiles, vamos a perjudicar la selva de igual manera», afirmó Marina Silva.

La autora es periodista de AFP

ap​

Mirá también



Source link

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio