polémica entre la Iglesia y la comunidad trans por el funeral de una activista argentina en una catedral de Nueva York


La Archidiócesis de Nueva York cuestionó el funeral de Cecilia Gentili, la activista trans argentina que murió hace dos semanas y que fue despedida en la icónica catedral de San Patricio, en la Quinta Avenida. «Sacrílega y engañosa», fue como calificó la Arquidiócesis neoyorquina la ceremonia que tuvo lugar el pasado jueves, que atrajo a una multitud de más de mil personas y en la que la actriz fue definida como «la madre de todas las putas».

En un comunicado, el reverendo Enrique Salvo, rector de la catedral, dijo que su oficina no sabía que su «bienvenida y oración serían degradadas de una manera tan sacrílega y engañosa».

El funeral por Cecilia Gentili congregó a más de un millar de fieles, muchos de ellos transgénero, que llevaban ropa estrafalaria y reclamaron por la protección de la salud reproductiva y los derechos del colectivo pronunciados por algunos de los asistentes, según recoge The New York Times.

En un video que se hizo viral en redes sociales se puede escuchar a uno de los participantes referirse a Cecilia, en español, como «esta puta, esta gran puta, la santa Cecilia, la madre de todas las putas», mientras el público rompe a aplaudir.

El funeral de la activista trans argentina Cecilia Gentili en Nueva York.


El grupo conservador que publicó el video, CatholicVote, se refirió al funeral como «una parodia de la fe cristiana».

Gentili se identificaba a sí misma como atea. En su comunicado difundido el sábado, el reverendo Salvo dijo que la catedral sólo sabía que la familia y amigos de la activista habían pedido «una misa funeraria para una persona católica».

La respuesta de la familia de la activista trans

La familia de Gentili, en un mensaje a The New York Times, acusó a la archidiócesis de hipócrita y de odiar a las personas trans. «El único engaño presente en la catedral de San Patricio es que afirma ser un lugar que acoge a todo el mundo», dijeron.

«Trajimos vida preciosa y alegría extrema a la Catedral en un desafío histórico a la hipocresía y el odio antitrans de la Iglesia. El funeral de Cecilia Gentili, que llenó los bancos de una manera que la Catedral sólo puede hacerlo durante el servicio de Pascua y los funerales de la Policía de Nueva York, fue un reflejo de el amor que tenía por su comunidad y un testimonio del impacto de su incansable defensa», indicaron desde el entorno de Gentili.

Cecilia Gentili, la actriz trans argentina que fue una activista clave en Nueva York. Foto InstagramCecilia Gentili, la actriz trans argentina que fue una activista clave en Nueva York. Foto Instagram

«El ‘regreso a casa’ de Gentili quedará en la historia como un acto radical de amor y el funeral de una santa revolucionaria en nuestra comunidad«, concluyeron.


La activista, que era conocida por defender los derechos de trabajadores sexuales y personas con VIH, llegó a dedicar una obra de teatro a su complicada relación con la religión.

En una entrevista en noviembre con la revista Interview con motivo del estreno de su nueva obra, «Red Ink», Gentili explicó que se sentía tan rechazada por todos los grupos cristianos por ser trans que acabó abandonando su fe.

Nacida en la ciudad santafesina de Gálvez, Gentili migró a los 26 años a Estados Unidos. En Nueva York se convirtió en una reconocida defensora de los derechos trans. También trabajó en campañas de prevención del HIV.

Tuvo cargos destacados en organizaciones sin fines de lucro como LGBTQ GMHC y APICHA, aunque su aparición mediática más rutilante fue en una serie de Netflix: formó parte de Pose, una serie de FX que causó furor. En ese programa, representaba una trans latina viviendo en Estados Unidos que colocaba silicona de dudosa procedencia.



Source link

Scroll al inicio