por qué se demora el DT, qué pasa con el Consejo, Bianchi y los refuerzo


Ya está. Ya pasaron las elecciones. Juan Román Riquelme no cumplió con su pronóstico del 95-5, pero le bastó y le sobró el 65-35 para derrotar en las urnas a la fórmula opositora de Andrés Ibarra y Mauricio Macri y desactivar la maraña judicial que no solo empantanó los comicios, sino que puso en pausa la planificación del Boca modelo 2024.

Hay una certeza: el director técnico que tomará las riendas del plantel profesional es Diego Martínez. Con buenos antecedentes recientes -el ascenso con Tigre y la salvación de Huracán- y con 45 años, el entrenador que recorrió todas las categorías del fútbol argentino es, desde hace tiempo, uno de los preferidos de Riquelme.

El puesto de DT es una de las materias que el ahora presidente ídolo todavía tiene pendiente de aprobación. Acertó, en un principio, con la contratación de Miguel Russo, con el que ganó dos títulos y tuvo momentos de buen juego, pero después el ciclo se fue desdibujando.

Diego Martínez va a rescindir con Huracán para dirigir a Boca. Foto: Marcelo Carroll.

Luego no dio en la tecla con dos históricos: los equipos de Sebastián Battaglia, a pesar de que también dio otras dos vueltas olímpicas, y Hugo Ibarra, con quien también obtuvo un campeonato, jamás mostraron el fuego sagrado de Boca. Algo similar ocurrió con Jorge Almirón, que estuvo a nada de ganar la Copa Libertadores. Sin embargo, el entrenador había llegado a Boca por tener un estilo que instintivamente, por supervivencia, tal vez, eligió traicionar. Y esa autotraición le terminó costando muy cara.

El estilo de Martínez, que ya tuvo un paso en las categorías formativas de Boca, cuadra a la perfección con el estilo que pregona Riquelme -incluso con el que pregonaba Almirón antes de llegar a la Bombonera-. Por lo tanto, se trata de un problema menos para Román que antes de anunciarlo. Un problema menos se dice porque hay un problema. Antes de llegar a Brandsen 805 (ahora como presidente) tiene que conseguir que el entrenador quede liberado de Huracán. Y para eso tendrá que pagar un resarcimiento. Se habla de 300 mil dólares, aunque es muy posible que las diferencias se terminen saldando con la cesión de algunos jugadores. El Globo ya tiene reemplazante, Facundo Sava, por lo que la rescisión se hará en breve.

Otra cuestión en la que Riquelme deberá poner manos a la obra pasa por definir si finalmente sumará a Carlos Bianchi a la estructura del club. Primero hay que definir si el Virrey tiene ganas de volver a trabajar. En caso afirmativo, habrá que ver cuál es el rol que asumirá. Posiblemente sería el de un asesor que no entraría dentro de la estructura del Consejo de Fútbol.

Riquelme saluda a Carlos Bianchi antes de su despedida. Foto: Prensa BocaRiquelme saluda a Carlos Bianchi antes de su despedida. Foto: Prensa Boca

Justamente, el Consejo de Fútbol es otra de las asignaturas que tiene por delante el de Don Torcuato. Tendrían asegurada su continuidad Alfredo Cascini y Marcelo Delgado. Pero no así los colombianos Mauricio Serna y Jorge Bermúdez. Ambos están en Colombia desde que Boca perdió la final de la Copa Libertadores con Fluminense y por ahora tienen un pie más afuera que adentro.

Otro tema para definir son las desvinculaciones, las renovaciones y, en especial, los refuerzos. El que ya sabe que no tiene que presentarse en la próxima pretemporada es Facundo Roncaglia, cuyo contrato vence el 31 de diciembre y de esta manera pone fin a su segunda etapa en el club. El mismo camino seguiría el Pulpo Diego González, pero todavía está en duda. Entre los contratos que vencen en junio de 2024 y deben empezar las negociaciones para su renovación están los de Sergio Romero, Edinson Cavani, Luis Advíncula, Marcelo Weigandt, Nicolás Figal, Nicolás Valentini, Valentín Barco, Guillermo Pol Fernández y Darío Benedetto. De todos, el que renovará sin problemas es el del lateral peruano.

En cambio, el Colorado Barco tiene destino inglés. Todavía falta una charla entre la dirigencia y la representación del jugador, pero si el Brighton pone los 10 millones de dólares de la cláusula de rescisión, el pibe seguirá su carrera en la Premier League.

En los otros casos, hay que renovar antes de fin de año porque si no se activa la cláusula que les permite negociar con otro club en los seis meses previos antes de quedar libre. En el orden de prioridad está, además de Advíncula, el uruguayo Cavani, porque el cupo de extranjeros es importante, por el tema de los refuerzos.

El venezolano Yeferson Soteldo es la prioridad. El delantero venezolano tiene contrato hasta 2027 con el Santos de Brasil, que acaba de descender por primera vez en la historia. El club está decidido a darlo a préstamo y tiene una oferta sobre la mesa de Corinthians. Será difícil pero primero intentarán por él y, de no prosperar, avanzará con el chileno Arturo Vidal, que ya manifestó su interés por jugar en Boca.

¿Contra River?No, Jefferson Soteldo con Venezuela frente a Perú.
Foto: AP ¿Contra River?No, Jefferson Soteldo con Venezuela frente a Perú.
Foto: AP

Ante la posible salida de Barco, la dirigencia ya pidió condiciones por Kevin Zenón, el volante por izquierda de Unión de Santa Fe que también puede jugar, como lo hizo gran parte de la Copa de la Liga, como lateral izquierdo. El jugador de 22 años tiene contrato hasta 2025 con el Tatengue.

Ever Banega es otro de los posibles refuerzos. El volante de 35 años, que jugó en el club entre 2006 y 2008, tiene que resolver su situación con el Al-Shabab de Arabia Saudita, club en el que juega desde 2020. Una vez liberado, podrá negociar su incorporación.



Source link

Scroll al inicio