Qué es el victimismo y cómo detectarlo


Son muchas las personas que suelen elegir el camino de la victimización ante alguna situación adversa, pero lo cierto es que también puede tratarse de una actitud o la capacidad que tienen las personas para hacerse la víctima delante de los demás y obtener algunos beneficios. Este tipo de personas probablemente no detecten su comportamiento, ya que uno de sus síntomas es la negación y no poder ver la realidad en su totalidad.

En psicología, el victimismo describe a personas cuya personalidad se basa en considerar la víctima en la gran mayoría de escenarios, sobre todo ante acciones negativas de los demás. Aunque también se trata de una forma de evitar el conflicto, lo más probable es que este tipo de actitudes escalen sin la posibilidad de reconocer sus errores en el camino.

Generalmente, algunas de las características principales del victimismo son querer llamar la atención en lugar de buscar ayuda o empatía, no asumir sus responsabilidades y evitar el conflicto, como también quejarse constantemente y acusar a otros de sus propias desgracias.

8 comportamientos para detectar el victimismo8 comportamientos para detectar el victimismo

Estas personas no tienen la capacidad de aceptar los momentos de felicidad y, en consecuencia, potencian su baja autoestima y la inseguridad social. Por ello, es importante detectar alguno de sus síntomas para contactar con un especialista en el área.

Ocho comportamientos para detectar el victimismo

El portal especializado Mejor con Salud publicó un listado detallando cuáles son los comportamientos más normales en las personas que tienden a hacerse la víctima.

«Aunque no está mal ayudar a alguien cuando lo necesita, es fundamental saber identificar si en realidad requieren que les demos la mano o están tratando de manipularnos. Y es que, valiéndose de un buen corazón, muchos comienzan a victimizarse con el fin de generar lástima o aligerar sus responsabilidades», explica.

La tristeza "normal" no es igual que la tristeza depresiva. Foto Shutterstock.La tristeza «normal» no es igual que la tristeza depresiva. Foto Shutterstock.

A su vez, destaca que «sus conductas hacen que culpen a otros de sus males, dado que suelen encontrar quien les tenga compasión, no llegan a solucionar su vida por sus propios medios».

  • Creen que el mundo está en su contra: Aunque algunos aún lo desconocen, las personalidades de aquellos que se hacen la víctima puede estar relacionada con un trastorno paranoide.
  • La víctima no asume su responsabilidad: La incapacidad para asumir sus responsabilidades es uno de los principales comportamientos de los que siempre quieren hacerse la víctima.
  • Exageran los problemas: La costumbre de sentirse frágiles hace que exageren las situaciones que les desagradan o sus problemas.
  • Siempre les pasa todo lo malo: Nunca ven las oportunidades que pueden traer consigo las adversidades. Su mentalidad está cerrada como para pensar que todo puede estar mejor si se obra para ello.
  • Nunca piden disculpas: Las disculpas de una persona que se hace la víctima no suelen ser sinceras. Es más: muy rara vez reconocen sus errores y piden disculpas a quienes afectan.
  • Sienten lástima por sí mismos: Su hábito de sentir lástima por sí mismos hace que se vean como niños indefensos o personas frágiles ante la sociedad.
  • Ven la vida llena de carencias: Por muchas oportunidades que tengan, su vida siempre está llena de carencias, ya que no consiguen sentirse felices con nada.
  • Víctima y rencoroso: Para no dejar de sufrir estas personas recuerdan sucesos del pasado. En ellos, quizá, alguien o algo les provocó algún tipo de herida. Son incapaces de dejar atrás las cosas que les generaron dolor. Casi siempre, aprovechan cualquier oportunidad para traerlas de nuevo al presente.
Scroll al inicio