Rudolph Giuliani fue condenado a pagar 148 millones de dólares por difamar a dos trabajadoras electorales en la elección que perdió Trump



El exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, fue condenado este viernes a pagar 148 millones de dólares por difamación contra dos trabajadoras electorales de Georgia a las que acusó de fraude en los comicios presidenciales de 2020.

Giuliani, quien fue abogado del expresidente de Estados Unidos Donald Trump (2017-2021), acusó a Ruby Freeman y a su hija, Shaye Moss, de haber manipulado los resultados en Georgia, donde el demócrata Joe Biden ganó a Trump por un estrecho margen.

La sentencia entiende que Giuliani destruyó la reputación de ambas y les causó una extraordinaria “angustia emocional” al difundir mentiras sin fundamento sobre su implicación en un complot para robarle las elecciones presidenciales de 2020 a Trump.

La abultada indemnización se reparte entre el dinero que el famoso abogado debe pagar por su responsabilidad en la difamación (unos 16 millones para cada una de las demandantes) y por la angustia emocional que les provocó (20 millones por cabeza) . A esas cantidades hay que sumar 75 millones en concepto de daños.

Su relación con Sergio Massa

Giuliani fue alcalde de Nueva York y es amigo y fue socio de Sergio Massa, quien solía apoyar las políticas de seguridad y «tolerancia cero» que aplicó en Nueva York para terminar con la delincuencia.

El ex alcalde, incluso, participó en varias campañas electorales de Massa, dando apoyo con visitas a la Argentina cuando el ahora ministro de Economía se presentaba como candidato por el Frente Renovador e intentaba mostrar un perfil muy duro en el tema Seguridad.

En 2018, cuando se había alejado de la política, Massa viajó a los Estados Unidos para firmar un acuerdo laboral con la empresa Giuliani & Partners, la consultora en management y seguridad que montó el ex alcalde de Nueva York y en la que se brindaba asesoramiento a los gobiernos de la región en materia de seguridad y otros rubros.

Un año antes, Massa lo había llevado a Tigre en plena campaña para mostrarle los centros de monitoreos en seguridad. El intendente era Julio Zamora, en ese momento un aliado, con el que hoy está enfrentado.



Source link

Scroll al inicio